Acerca de

Quen Pompó Club es un lugar de excesos y desenfreno. Éste es el lugar donde las mentes más brillantes e insolentes se dan cita para hablar sans réserve sobre temas tabú de un mundo dominado por la pseudo-ciencia y la corrección política.

Dentro de nuestro Club, la libertad de palabra no está confinada por la exigua ética de los fácilmente ofendidos. Aquéllos, en sus sensitive communities, no soportan la crítica constructiva ni la mención de realidades objetivas. Cualquier desacuerdo se juzga por agresión, y el infractor es inmediatamente bloqueado para que nadie pueda debatir ni poner en tela de juicio las ilusiones infundadas de esos sensibles open-minded.

Frente a este “bloqueo de indeseables” en grupos y redes sociales–la versión millenial del antiguo exilio–creamos Quen Pompó Club para recibir a los amantes de la incorrección política; de los debates airados; de la apostasía a cualquier creencia predominante; del humor negro; del desenfreno verbal; del trolling; y, sobre todo, a los amantes de las verdaderas ciencias sociales.

¿Por qué Quen Pompó?

Las ciencias sociales están plagadas de farsantes y vividores que pretenden hacer ciencia con métodos cualitativos de nula validez objetiva.

Escribió correctamente Imre Lakatos1 que la única realidad de las ciencias sociales subdesarrolladas es que sus verdades y teoremas no tienen más sustento que “el número, fe y energía vocal de sus adeptos”. Sin esos lerdos seguidores, nada de lo que generan estas pseudo-ciencias equivale a un auténtico programa de investigación y, en conjunto, carece de todo valor.

Algunas ciencias sociales han adoptado los métodos econométricos para dar sustento formal a sus investigaciones, y ensalzaron al milagroso supuesto ceteris paribus. ¡Salve! ¡Oh! ¡Ceteris paribus! ¡Mantén constante todo lo demás y permítenos estudiar de forma aislada el efecto causal de una variable sobre otra!

Pero adoptar estas técnicas estadísticas y el supuesto ceteris paribus para sentirse más intelectual no da más rigor a opiniones mediocres. Como bien decía Lakatos, en muchos casos estas técnicas sólo suministran “corroboraciones ficticias y, por ello, una apariencia de «progreso científico», cuando, de hecho, todo lo que hay es un aumento de palabrería pseudo-intelectual”.

Para hacer frente a esta situación se ha establecido el Club. Consideramos nuestra obligación levantarnos sobre los impíos y vulgares charlatanes para predicar la Verdad. Este no es un ejercicio de libertad de expresión. Esto es la Verdad y, si uno quiere, puede oponerse tanto a ella como a la fuerza de gravedad.

Así, este es un mensaje para los pseudo-científicos sociales en todos los rincones de nuestra decadente sociedad: académicos, periodistas, ‘intelectuales’, políticos, pundits, activistas, blogueros independientes…

Los buscaremos, los encontraremos y los acabaremos

Señalamos a todos estos farsantes, vividores y pseudo-científicos con nuestro dedo flamígero y les decimos: ¡Corran, escóndanse y ecomiéndense al santito de su devoción! Porque nuestro Club los perseguirá y los desalojará del Templo de la Verdad.

Es hora que dejen de justificar sus prejuicios, sus agendas políticas y sus ilusiones infundadas con la pretensión de estar basándose en Ciencia o en la Verdad. Expondremos sus argumentos falaces y mostraremos al mundo su verdadero espíritu cretino.

Por estos motivos, Quen Pompó Club será un lugar de excesos y desenfreno. Porque la lucha por resarcir la Verdad no es una misión fácil ni digna para sensitive cowards. Si crees tener lo que se necesita para pertenecer al club, te damos la bienvenida. Lee nuestros artículos, ponte en contacto con nosotros y difunde la misión purificadora de nuestro Club.

 

 


1 Lakatos, Imre. The Methodology of Scientific Research Programmes – Philosophical Papers Volume I, Cambridge: Cambridge University Press, 1980.