¿Por qué ganó el NO en Colombia? Adiós al acuerdo de paz

Escrito por Norberto Norris y Nip Isca. Editado por Quen Pompó. Conoce más de los autores en https://jaimejurado.wordpress.com.

colombia-imagen1

El presidente Juan Manuel Santos daba por segura la victoria del SÍ en el plebiscito para refrendar los acuerdos de paz en Colombia. Pero sorpresivamente ganó el NO.

Aunque debemos preguntarmos: ¿fue esto realmente sorpresivo? ¿O ya sabíamos todos que esto iba a ser así?

Los analistas se devanan los sesos intentando encontrar explicaciones para la victoria del NO, pero no han descubierto nada nuevo. Por eso, aquí te develamos las causas reales por las cuales la gente votó NO a los acuerdos de paz con las FARC.

voto-si-no

“Voté por el NO porque me confundí con el diseño de la boleta… ¿cuál opción era cual?”

 

¡No podemos perder el prestigio que nos da la guerra!

Desde nuestra independencia, Colombia se la ha pasado en guerras civiles. Sabemos que las batallas y el conteo de muertes, junto al fútbol y el ciclismo, son los deportes nacionales que llenan de orgullo a todos los colombianos.

Además, en la guerra hay algo particular hace que nadie esté aburrido. Siempre hay algún hecho grave qué comentar.

memes-de-chisme14

¿Qué sería de Colombia sin los chismes sobre las FARC, el ejército y los paramilitares?

Nuestro orgulloso primer lugar en la lista de los países más felices del mundo se podría perder si ya no hubiera noticias de combates, falsos positivos o masacres en ciudades de las montañas.

Si se acaban las primicias de la guerra, quedaríamos como Suiza o Suecia, donde las moscas no pican y los perros no ladran. Es mejor que siga la fiesta en nuestro país con el lema clásico de “el muerto al hoyo y el vivo al baile”.

 

Sin guerra aumentaría el desempleo y la pereza

Aparte de disfrutar matándose unos a otros y ofrecer entretenimiento a los ciudadanos, los guerrilleros hacen de la violencia la principal fuente de trabajo en nuestro país. Su desaparición incrementaría gravemente los índices de desempleo y ocio.

colombia-imagen2

“Si se termina la guerra, ¿a quién voy a vender mis sombreros de camuflaje para la selva? ¡Estaría arruinado!”

Serían necesarios siquiera cincuenta o sesenta años para ver qué puede hacerse con diez mil guerrilleros, quinientos mil soldados y policías, y los millones de vigilantes privados que se quedarían sin oficio en un país en paz. ¿A qué se dedicarían todos ellos? ¿A preparar arepas y tamales? Ya tenemos suficiente obesidad en el país como para empeorarla con más cocineros de la ex-guerrilla.

Por ejemplo, sólo los escoltas de Uribe pasan de 300. Si dejara de existir la mayor amenaza a la seguridad nacional del país, el presidente podría irse al trabajo en bicicleta sin ningún guardia de seguridad a su espalda. Pero gracias a que ganó el NO, todos ellos continúan felizmente con su trabajo, después de la preocupación de haber firmado semanas atrás sus renuncias protocolarias “por sí acaso”. Pero ahora con el NO del plebiscito, ellos y sus familias se mantendrán muy bien alimentados. — No dudemos que las familias y amigos de estos escoltas pusieron gran parte de los 50,000 votos de diferencia para que ganara el NO.

colombia-imagen3

Los fieles trabajadores del Estado manteniendo la tasa desempleo por debajo del 15%

Lo mismo pasa con los guardaespaldas de poderosos narcos y latifundistas: cada uno de ellos es protegido, cuando es temporada baja de ataques, por al menos 32 Rambos en varios autos fuertemente blindados. ¿A quién cuidarían estos guardaespaldas en una era de paz colombiana? ¡A nadie!

Incluso los políticos de izquierda y algunos líderes sociales también son cuidados por un escolta personal en el autobús para evitar que les roben la cartera en medio del roce con las 300 personas que ingresan en hora pico. Todos sabemos que este robo hormiga financia a las FARC. Sin robos de cartera en el transporte público porque no habría a qué guerrilla financiar, perderíamos tradiciones colombianas tan hermosas como el típico “te pagaría mi deuda, pero me robaron la cartera y no tengo nada de dinero conmigo”.

tecate_nueva_campana_box_con_stallone

Probablemente muchos guerrilleros retirados terminarían en comerciales de cerveza diciendo “te hace falta ver más bax”

 

La salud ante todo: una grave enfermedad contagió al acuerdo

Un factor determinante para votar por el NO fue que la gente descubrió que los acuerdos impondrían el castro-chavismo en el país.

Mucha gente de bien, conocedora de sus responsabilidades ciudadanas y asustada por los recientes episodios de dengue, zika y otras enfermedades tropicales, entendieron que el acuerdo de paz estaba contagiado de una enfermedad proveniente de Venezuela y Cuba que ataca al sistema estomacal: el gastrochavismo.

gastrochavismo

Hemos sido testigos de las consecuencias terribles del gastrochavismo y escasez de medicamentos para tratarlo.

En el acuerdo de paz había algunos países garantes (como E.E.U.U.), los cuales ofrecieron una vacunación masiva, pero los votantes colombianos no quisieron correr el riego. E hicieron bien. Todavía no sabemos si el gastrochavismo es una variante de la enfermedad mexicana que causó la muerte de Roberto Gómez Bolaños.

bolanos

Descansa en paz, Simon Bolivar II

 

Paz sí, ¡pero no con esos nombres!

Hasta pocos días antes de la consulta todo pintaba bien para el SÍ, pero a algunos medios de comunicación se les fue la mano mostrando otras facetas de los integrantes de la guerrilla. Esto hubiera sido bueno porque, como Nietzsche pensaba, esto ayudaría a verlos como “humanos, demasiado humanos”.

Pero se descubrió que algunos de los dirigentes de las FARC tenían nombres de guerra tan explosivos como Timochenko, Tirofijo, el comandante TNT, Camilo Cienfuegos,

badass

“General cortacráneos reportándose”

Pero ok, podríamos aceptar la paz con estas personas. Sin embargo, salieron a la luz otros nombres tan extraños como los de muchos colombianos sin tocayo.

Admitimos que en la guerra actúen los Jesús Santrich, los Kunta Kinte, las Victoria Sandino o los Antonio García. Pero difícilmente podremos aceptar en la civilidad a personas que se hacen llamar Seusis Pausivas Hernández, Maxlínder Pichón, Norfalia Palmera o Erlinto Cerveleón Chamorro.

colombia-imagen4

¿Esta persona aparecer en la boleta con su alias? ¿Acaso somos un país bananero como Bolivia?

 

Había camuflaje de colores en acuerdo

La cereza del pastel para votar por el NO fue el pánico que produjo el descubrimiento de la verdadera ideología escondida en las 297 páginas del acuerdo.

Había sido difícil entender el contenido de lo pactado por el uso de términos complicados como política agraria integral, desarrollo rural, umbral electoral, participación para minorías, circunscripciones especiales, tribunales ad-hoc, D.D.H.H., DIH, monitoreo y verificación, etc. Pero nadie imaginó lo que realmente escondían todas estas palabrerías de la nueva era.

Fue gracias a los grupos religiosos que los colombianos descubrimos que la palabra “género” estaba dispersa en el texto varias decenas de veces. ¡Qué escándalo!

colombia-imagen5

No conformes con afectar a las familias con la violencia, las FARC también querían destruir el concepto de familia.

Todos sabemos que el uso de la palabra “género” es un pecado. Y también sabemos que abogar por la igualdad de derechos de la mujer es sólo el inicio para que toda clase de degeneración psicosexual sea incluida en la discusión: gays, lesbianas, travestis, transgénero, intersexuales, metrosexuales, bisexuales, anoresexuales, politicosexuales, parleróticos, zoofílicos, necroexcitados, etc. Las FARC querían que todos los colombianos nos volviéramos granisexualiexitados.

¡El acuerdo de paz era realmente un plan de destrucción de la familia natural, haciendo obligatoria la homosexualidad y la adopción de niños por dos papitos o dos mamitas! En esas familias degeneradas, sabemos que los “padres” no tienen más preocupación que conseguirles parejas del mismo sexo a sus hijos para que inicien desde los 5 años sus actividades contrarias a la Biblia.

¡Qué ciegos fuimos al aceptar la votación el acuerdo de paz! La perversión quería entrar por la puerta trasera, escondida en los nuevos uniformes rosados de militares que se dedicarían a hacer el amor y no la guerra. Pero detuvimos esto a tiempo, y hemos defendido a la familia tradicional colombiana: papi en el ejército, mami en la casa, y niñitos secuestrados por las FARC peleando contra papi en la selva.

Si hubiera ganado el SÍ, Sodoma y Gomorra se hubiean extendido por todo el país y sus alrededores. Para la visita del Papa en el 2017, se estaría consumando la gran orgía en Bogotá entre los ex-dirigentes de las FARC, los políticos y los contagiados de grastrochavismo. ¡Gracias a Dios ganó el NO!

 

Sin las FARC, ¿a quién le echaríamos la culpa de todo?

Sin guerra en el país, nos quedaríamos sin la excusa perfecta para justificar todos los males: las FARC y la violencia que ella causa.

Nunca es fácil fabricar un nuevo enemigo interno que sea amenaza creíble y que haga bien su papel de villano que quiere hacernos daño. Algo así como el coco.

el-coco

Hemos logrado que los niños eviten muchas cosas por el miedo al coco. Lo mismo hacen las FARC con los adultos.

¿Quiénes serían los nuevos enemigos? ¿Hackers? Son peligrosos pero no los vemos y muchos viven en casa de sus padres. ¿Hippies? Están en vía de extinción y causan más repulsión que miedo. ¿El Estado Islámico? Nadie podría creen que el EI tuviera alguna clase de interés en Latinoamérica. Lo mejor es mantener a las FARC como los causantes de todos nuestros males:

  • No hice la tarea porque un enfrentamiento tiró la luz en mi casa
  • Hay escasez de leche porque las FARC se robaron el camión
  • Te fui infiel porque escuché disparos y tenía miedo de morir
  • Desde que inició la guerra me ha costado trabajo dar bien el cambio a los clientes

Las FARC hacen mucho por nosotros al ser el chivo expiatorio de nuestras excusas. Mantengamos a nuestro enemigo ya conocido, y dejémonos de cosas como el “acuerdo de paz” que solamente nos harían daño. Al menos más daño que la guerra contra las FARC.

culpabilizar-y-buscar-un-chivo-expiatorio

 ¡FARC malas! ¡Ustedes tienen la culpa de que no tenga novia!

Colaboradores externos Quen Pompó Acerca de Colaboradores externos Quen Pompó
Envía tus colaboraciones a info@quenpompo.com. Nuestros editores se podrán en contacto contigo para crear un gran artículo que sea publicado en este sitio web. Aceptamos textos humorísticos en español e inglés, sin importar su grado de incorrección política

Colaboradores externos Quen Pompó
About Colaboradores externos Quen Pompó 3 Articles
Envía tus colaboraciones a info@quenpompo.com. Nuestros editores se podrán en contacto contigo para crear un gran artículo que sea publicado en este sitio web. Aceptamos textos humorísticos en español e inglés, sin importar su grado de incorrección política

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*