Menú

Quen Pompó

Humor para gente que piensa

ITAM: ¿Universidad o Secta?

México lleva más de 30 años gobernado por el cruel yugo del ITAM. No nos referimos al neoliberalismo (todos somos unos cerdos capitalistas y nos encanta), nos referimos al culto al poder y a la repartición de cargos que sus egresados practican en negros sótanos por las noches.

Al analizar el ITAM, el riesgo es confundirlo con una universidad… pues este instituto es en verdad una secta. En primer lugar, el ITAM podría cumplir cómodamente con estas características típicas de las sectas:

1. Existe una verdad superior revelada (modelos microeconómicos en este caso).

2. Existe un proceso de iniciación (por chafa que acabe siendo).

3. Toda desviación de la Verdad revelada es herejía (castigable con el destierro a la educación pública).

4. Existe una comunidad dispuesta a hacer cualquier cosa, sin importar las consecuencias, por la Verdad revelada y la institución. (Observen las grillas entre alumnos y exalumnos)

5. Esta secta no pertenece al programa ético judeocristiano. (Los conceptos de piedad, caridad y amor no se encuentran en el culto del ITAM.)

Logo_ITAM.svg

ITAM: Si lo lees al revés son las siglas de una organización illuminati

¿En qué consiste la Verdad Revelada por el ITAM? Nuestras fuentes (no revelaremos sus nombres por temor a represalias infames), señalan que sólo existe una.

El poder a costa de todo y sobre todas las cosas.

Pero no es tan sencillo. Entre el ITAM y el poder hay un estorbo natural en la historia mexicana: Los políticos. Estos han estorbado la llegada de cualquier persona al poder, lo hacen todo mal  y ni siquiera lo ejercen con estilo. Pero ¿cómo es que un egresado del ITAM puede aspirar al poder? La respuesta es sencilla: engatusar al cacique más terrible. En el siglo XIX los Juárez y los Díaz llenaban el pabellón de los héroes mexicanos, hoy eso es impensable, pues toda persona que tiene un cargo público o privado es rehén de conspiradores en las sombras. Sabemos que el ITAM es la causa de ello.

Dos defectores del régimen nos han contado los mecanismos para obtener el poder. Ellos, desesperados por redimir los crímenes cometidos, soltaron la sopa, misma que te contaremos en este artículo.

e98c0af5-49a4-4dce-9e98-d8dafb206b17

Videgaray con la corbata verde obligatoria para los egresados

En primer lugar, nuestras fuentes revelan que los alumnos aprenden una cosa al momento de entrar. Que los políticos no poseen el poder si no tienen dinero, basta con quitárselos y este yacerá abandonado como un bebé entre lobos. Este dinero es el Presupuesto Federal. Uno imagina que el Presupuesto Federal es una bolsa de dinero, pero no. Sólo vemos el resultado último de la arquitectura itamita. Un complicado laberinto de claves, partidas y solicitudes, pero nunca el dinero. Los políticos no saben en qué gastarlo, ni siquiera dónde está. Lector, ¿acaso tú lo sabes? El itamita sí: con dedicación y paciencia aprende las argucias económicas, legales e incluso internacionales para navegar en este laberinto.

Agustín Carstens, subdirector gerente del FMI de 2003 a 2006. (REFORMA)

Carstens: ¿corbata verde coincidencia?

La segunda etapa en la iniciación del itamita, y quizá la más importante, es moral. Se les encierra en un cuarto hasta que responden la pregunta: “¿Qué estás dispuesto a vender a cambio del poder?” Hay personas decentes que sólamente ofrecen su tiempo y dedicación al “desarrollo de una sociedad más libre, más justa y más próspera”, por lo que son consideradas indignas de aspirar a cargos altos. Aquellos que afirman ser capaces de vender la vida de sus futuros hijos, otro familiar cercano o un órgano ya están en el career track de subsecretario o country manager de trasnacional. Quien sonríe ante el pensamiento de genocidio ya está listo para Davos.

Los itamitas, sospechosamente, no profesan la izquierda, el conservadurismo o el liberalismo que ocurre en otros centros educativos, sino una ideología propia basada en una agenda tácita. De hecho, para el itamita, todo argumento puede justificar toda política pública, siempre y cuando estén dentro de la agenda. Por eso vemos itamitas en el PRD, el PAN y el PRI simultáneamente. En resumen, la lógica itamita presupone una causalidad inversa a la del método científico. Los resultados se conocen (dinero y cargos, vamos).

Una vez concluida la carrera, existe un elemento de lealtad que los egresados deben jurar con sangre. Tras un canto en latín, en túnicas verdes y frente a un neonato aún no bautizado, la llamada red “Ex ITAM (una frase en latín)” pregunta a sus egresados: ¿Qué estás dispuestos hacer por nosotros, el ITAM? Las respuestas se registran en un libro muy grande y viejo donde están las promesas de todo itamita que ha puesto sus pies sobre esta institución.

Posteriormente, hay un juramento:

 Ante el cambio de vientos en la política,

Sin importar crisis o bonanza,

Con todo artículo, cifra y técnica,

Buscaré siempre el dinero y el cargo

Para el amado hermano que sale del vientre de nuestra casa.

Esta secta no está exenta de una jerarquía dependiendo del grado de iniciación en el rito. Nuestras fuentes, que lamentablemente son bajos esbirros en esta escala, no conocen sus nombres. No les han sido revelados. Pero estos líderes poseen recursos e influencia sobre legisladores y ejecutivos que permiten que todo salga y regrese a la institución. Estos líderes demandan un estricto código ético similar al de la Roma Imperial: es la fuerza y no la piedad el verdadero valor en el hombre. Enseñan que sólo hay Un Itamita y qué este tiene una mentalidad única; nos dicen que “conocer es recordar” y que toda cosa nueva en el ITAM ya es conocida por el primer itamita. Aquel con quién los nuevos alumnos buscan identidad.

dff_20claudia1

Ugalde, arquitecto de la salvación del ITAM en cargos públicos en el momento de mayor peligro… con corbata verde

Pero quizá nuestro lector no quiera seguir estas cadenas del razonamiento gnóstico del ITAM. Basta con saber una cosa. El ITAM no produce ni demanda intelectuales como otras universidades. Los detesta, como a todo pensamiento crítico. Hay “universidades”, como la UVM, que ignoran la existencia del pensamiento occidental y lo parasitan así como los franeleros usan la vía pública. Sin embargo, el ITAM no se debe confundir con ellas; el ITAM niega sistemáticamente la existencia del pensamiento occidental, pues su Verdad es superior. Por supuesto, ocultan todo esto detrás de sus llamados Estudios Generales, pero nuestras fuentes afirman que esto es una estrategia deliberada para evitar el escrutinio público.

Debemos aclarar que el ITAM no sólo es una secta: es un estilo de vida, un rito. Ellos consumen objetos y alimentos de lujo no porque sean fresas como los de la Ibero o Anáhuac, sino por que el culto lo demanda. Esto, debido a que pues también las redes de esta secta deben alimentar a sus acólitos en el sector privado.

KONICA MINOLTA DIGITAL CAMERA

La carrera involucra la vivisección de especímenes como éste. Vestido de… verde.

Al conocer a un compañero itamita, lo más probable es que nuestro lector encuentre a un acólito, pero no a uno de sus negros altos jerarcas que han sido expuestos a la verdad de su rito. Los acólitos podrán parecer instruidos, pero incapaces de generar una idea propia. Como hemos narrado, se encuentran en una jihad secreta contra cualquier crítica, así es que nuestro lector debe ser cauto al cuestionar al ITAM. No cuestione a la institución, sino a sus premisas y el acólito quedará perplejo.

Sin embargo, debemos señalar que en el fondo del itamita hay un ser lamentable que con un poco de ayuda podrá mostrarse honesto y dispuesto a redimirse, como lo han hecho nuestros informantes.

Estimado lector, ahora que sabes esto, podemos decir que nos liberamos de una carga. Tememos desaparecer o ser eliminados por algún fanático, por lo que te aconsejamos ser cauto.

514609_enrique_pena_nieto_luis_videgaray_reynosa

Sabemos qué mano mece la cuna

calderon-itam-apoyo

 

Comentarios

Francisco dice:

Buuuu!!!! Que mal artículo y eso que no soy ITAMITA!!!! Mas bien son las palabras de un ardido y envidioso ya puedo imaginar si este personaje gozara de ese poder

Arturo Fernandez dice:

Yo tengo un primo que es itamita, acaba de entrar a Economía y me contó que tiene una cosa llamada “laboratorios” en donde juegan con las personas indígenas a ver que producto prefieren y así van determinando la ley de oferta y demanda. Muy buen artículo Juan, se rumora que también hay varios grupos estudiantiles en donde se llegan hasta a comer un bebe como parte de su iniciación.

Antonio Salamanca dice:

Si bien es cierto que el ITAM predomina desde hace muchos años en la toma de decisiones de primer nivel en el Gabinete Económico debido a querer copiar o tener un fetichismo con el sistema de enseñanza de la economía de universidades de EUA que, cabe decir, lejos están de la realidad de México, también lo es que el selecto grupo de tecnócratas itamitas en el gobierno sólo es un sector más de gente de poder, es decir, no lo es todo, coincido en que los políticos son un obstáculo para que un Itamita llegue a ocupar la titularidad de Los Pinos, pero ¿se han preguntado por qué? tal vez porque están preparados solamente para ejercer la alta burocracia y la dirección de la misma, la alta técnica en la formación y la escaza proyección de humanismo hace que la gente pierda confianza, como sea, yo creo que los principales empresarios del País siguen siendo jefes de los funcionarios de primer nivel algunos, incluso, que el propio Presidente y su amado Pedro Aspe.

Alberto dice:

Yo soy uno de los acólitos del ITAM y me dieron la orden de tomar cartas en el asunto acabo de mandar a unos asesinos por ti. Que mal artículo, no tienes ningún sustento para explicar lo que dices (unas fotos con cosas verdes -_-) el único ser lamentable eres tu que por escribir cualquier tontería difamas y críticas a una institución de la cual no tienes ni la menor idea ya que no eres maestro, alumno , exalumno o trabajaste ahí. Espero que tus próximos trabajos sean de mayor calidad o mínimo con pruebas sustentables

Juan de las Pitas dice:

Soy itamita y mañana tengo mi juramento, ¿alguien podría prestarme dinero para mandar a lavar mi túnica verde? Es que me quedé sin dinero.

Juan de los Pitos dice:

“Vendí por amores y no por dinero mi alma a Belcebú.” Joaquín Sabina (¿será que él también es itamita?).

Juan y sus Pitos dice:

No mamen, me acabo de dar cuenta que la bandera mexicana también lleva verde!!!

Juan y tus Pitos dice:

Y LA PLAYERA DE LA SELECCIÓN TAMBIÉN!

Dicen que el libro antiguo de los juramentos inscriptos está en el sótano de la bibioteca. Durante los exámenes finales permanece abierto el tercer piso toda la noche, se realizan ritos codificados con números para obtener artilugios al servicio de lograr la dominación llamados “marshallianas” y “equilibrios”.
Si están a punto de expulsarte de la secta tienes que devorar a un bebé al pie del obelisco para que te otorguen el perdón y la permanencia, esto es conocido como “condicionamiento” y lo tiene que ratificar la sacerdotisa MDI PM, su sombre es una suerte de impronunciable y su rostro es conocido por pocos.

Isaac katz dice:

A mis alumnos que no adoptan los modelos micro los sacamos del salón y al medio día la mano invisible les da 15 latigazos en la plaza roja

Yo-dados dice:

Descubrí que el pasto de la UNAM y el del resto del mundo también es verde!!! :/

JUAN APARICIO dice:

Un artículo mediocre, de sagacidad muy verde. Al autor, el Ariel como rey del humorismo nulo.

Ebrick dice:

No mamen! Es puro desmadre, vayan a otro lado con sus susceptibilidades y lloriqueos.

Deja un comentario