Menú

Quen Pompó

Humor para gente que piensa

Pensadores del siglo XX que deberían ir a la hoguera

Después de grandes discusiones filosóficas, epistemológicas y sensuales, los escritores de Quen Pompó presentamos a los pensadores más irrelevantes del siglo XX.

¿A quienes hemos incluido? A aquellos que perseveraron en lo absurdo y concluyeron perogrulladas o cuestiones claramente dañinas.

Sin embargo, estos pensadores no se deben confundir con los charlatanes descarados como Galeano o Lacan, porque sí siguen una metodología y tuvieron estudios más allá de la primaria.

Elegimos a pensadores que se siguen discutiendo en las universidades públicas cuyos planes de estudio no se han actualizado desde la caída del muro de Berlín por falta de presupuesto y flojera de sus investigadores. Los alumnos los siguen leyendo a pesar de que a nadie le importan en una discusión académica contemporánea.

6506160439_58b76fcdd0_o

Discusión “académica” contemporánea

Antes de que los múltiples errores de estos “pensadores” se pierdan en el olvido, te presentamos un resumen de sus argumentos inferiores y erróneos.

Michel Foucault

foucault-books-governmentality

El famoso término “governmentality” tiene tantas definiciones y concepciones diferentes en los escritos de Foucault que ahora es sinónimo de “canatinflear”

En el pináculo de la irrelevancia se sienta Foucualt. Realmente, estimado lector, ¿usted ha oído hablar de sus obras? ¿Ha escuchado cómo sus innovadores conceptos cambiaron la forma en la que entendemos la humanidad? Nosotros tampoco. ¿Hay alguien que, aún leyéndolo, lo cite?

El pensamiento pensamiento de Foucault es completamente relativista y herético. Se opone a la idea que el hombre es capaz de razonar de manera independiente sobre los productos basura que la sociedad y el estado le presenta. Ese autor cree que instituciones y cultura influyen directamente en el ser humano. Lo cuál es cierto para la plebe, pero no para nosotros: el homo universalis del renacimiento, supremo arbitro de la razón.

Este pensamiento relativista se puede resumir en lo siguiente:

  1. Foucault se inventó una historia según la cuál las ideas no son ideas, sino representaciones de otras ideas.
  2. La idea de la humanidad es una idea construida.
  3. El humano cree que tiene una misión, la cuál es también una idea construida.
  4. Cuando la sociedad busca control, diseña una vigilancia, juicios de valor y examinación de los individuos.
  5. Los individuos son castigados cuando no cumplen estándares.

Cabe mencionar que una cosa es lo que dijo Foucault y otra es lo que la gente se imaginó que dijo. Esta brecha no es tan clara porque sus seguidores rechazan el uso del lenguaje escrito. Estos seguidores supusieron que, si la humanidad y el poder eran conceptos construidos, alguien había determinado qué era normal y qué no. Por eso había que demostrar las falsas ideas construidas sobre lo indígena, la mujer, lo gay y las cosas raras. Por esta razón, hallarás a Foucault frecuentemente citado–incorrectamente–en estudios feministas y de charlatanería.

fouvault

Mi vida apesta, es un maldito constructo social

.

Bauman, Lipovetsky y toda la caterva de tetos de la “posmodernidad”

De la nada, estos autores se inventaron que “estos tiempos” son completamente diferentes del pasado. Todo es escandaloso y nada es estable. Sus explicaciones no tienen nada que ver con el nivel i-r-r-e-a-l de pecado actual, sino con el consumo de los seres humanos. Le llaman modernidad líquida, posmodernidad, hipermodernidad, o cualquier término para parecer “novedosos”. Nosotros los llamamos: hiperchafas, chafés líquida, poschafés.

Umberto Eco ya los tachaba de alharacas porque pensaban que la cultura Pop era el cataclismo definitivo de la especie humana o su evolución en algo superior y más porno. Lo cierto es que se centraron en describir nuestros tiempos y no sus causas. Dijeron lo mal que estaban los Beibers, One Directions y las Gagas, así como sus seguidores; que todo cambio era muy rápido y la gente se sentía abandonada. Pero algo que se resistieron a admitir fue que a la gente le encantaba todo esto y le entraba duro.

Más aún, supusieron que esto era el hito definitivo de una nueva era; mientras el caldo de cultivo de una forma de arte superior y nitzcheana se gestaba en otras partes del mundo. El reguetón y el tribal ascendieron como la única forma de convivencia humana: no había consumo, ni aspiraciones, sólo perreo intenso.

valentina-nappi-4-3

Sólo hay una forma verdadera de estudiar la posmodernidad.

John Rawls

Con su lengua bífida, primero te engatuza diciendo (muy razonablemente) que como nadie se pone de acuerdo sobre qué es justo o injusto, tal vez, sólo tal vez, si te pusieras de acuerdo en un procedimiento justo, podrías llegar a un buen acuerdo. Este procedimiento justo es el “velo de la ignorancia” tras el cual te propone que si todos desconociéramos en qué posición vamos a nacer, entonces a través de la “razón pública” todos estaríamos de acuerdo en tener más libertad y redistribución. Este acto de onanismo mental ha servido de fundamento para darle impulso a la izquierda liberal y democrática más allá de su fecha de caducidad en los 90.

Visto de otra forma: John Rawls es el teto que llega cuando tú y un amigo de Rawls se andan peleando sobre un tema, y te echa un choro mareador hasta que llega a la conclusión de que la postura de quien es su amigo curiosamente es la correcta. “Pero… pero… mis creencias me impiden estar de acuerdo”, tu dirás. Y Ralws te diría: “Me vale pito, bajo el velo de la ignorancia y [insertar 5 líneas de choro], pensarías que la postura de mi amigo es la correcta.”

Es de gente responsable como nosotros denunciar a un estafador de tamaña envergadura.

Por otra parte, Rawls nos parece monstruoso porque justifica un mundo donde no existen las recompensas al talento, y porque en su sistema la búsqueda de la excelencia y el perfeccionamiento personal da paso a la ética de la mediocridad de las democracias occidentales. Es decir, Rawls, al darle atole con el dedo a los liberales y a la izquierda sin hogar ha logrado meter a la parte relevante de la humanidad en un sopor del que difícilmente saldrá. Un Ayn Rand al revés, pero aburridísimo, pues al menos la señora esa tiene escenas de sexo medio raras.

Por Dios, hasta las feministas lo odian por su desviado proyecto de eliminar las diferencias. Y mire que para que coincidamos con alguien tan errado como las feministas, necesitamos estar muy en contra de alguien.

90359389_Burka_180642c

Cuando una feminista piensa en el velo de ignorancia, sólo se le ocurrió esto.

Toooda “la escuela” de Frankfurt.

La misión de los pensadores que conformaron esta corriente era sencilla: estudiar toda posible implicación de la profecía revelada por Marx. Cualquier tesis formulada por estos seres parte y concluye las sentencias inmutables del Capital. Adorno, Horkheimer y Habermas se propusieron a hacer sociología de una manera muy fácil. Ya que conocían las conclusiones marxistas y que el futuro era la inevitable llegada de la comunidad de bienes, ya no necesitaban del medio científico para “analizar” la realidad.

Ya que todo estaba determinado, su “teoría crítica” se dedicó a explicar por qué, ante los ojos del populacho, el capitalismo parecía mejor que el socialismo. El capitalismo había alterado la manera en que pensamos y convivimos y por eso nos encantaba. Para preservar una mediana integridad y no suscribir por entero a los errados países socialistas, moderaron sus conclusiones. Pero ya sabíamos lo que dirían:

«Conseguir que este Estado llegue a ser lo característico de la sociedad es la tarea, no sólo del sociólogo, sino de todas las fuerzas progresistas de la humanidad. Y así el esfuerzo del sociólogo por llegar a una predicción más exacta se trueca en la lucha política hacia la realización de una sociedad racional.» Max Horkheimer, Teoría crítica.

Osea, querido académico, prendele fuego a todo. Pero la teoría crítica nunca explicó por qué había partidos políticos, ni cómo votaban, ni por qué la gente ganaba más dinero con el libre comercio; mucho menos por qué algunos países estaban más chafas que otros.

Los académicos fueron y buscaron nuevas pasturas, mientras que las universidades con menor presupuesto se quedaron con los libros viejos de estos locos. Por otra parte, el $$$ de la Unión Soviética se acabó y el Socialismo del siglo XXI no sabe leer como para seguir financiándolos.

56b80c86101354f117489fe9c157a7df

 Escuela de Frankfurt, equivale a un mono haciendo el saludo Águila

FAQs

1. ¿Por qué mi <pensador latinoamericano irrelevante> no está en esta lista?

América Latina sólo ha producido un tipo de pensamiento: la Filosofía del Ruego. Esta consiste en decir que el pasado fue injusto y alguien debería darnos dinero por ello. Pero Asia e ¡incluso África! le han entrado a este tipo de mendicidad.

2. ¿Qué opinan del fin del debate dialéctico que Fukuyama describía?

El artículo de Fukuyama fue un acto de oportunismo académico. Creer que Fukuyama es un pensador es como comparar Conozca más con Nexos.

fukuyama

3. ¿Qué hay de Hayek, von Mises y los libertarios?

No están en esta lista porque aún no conocemos a nadie influido por sus ideas. Son tan irrelevantes que los habíamos olvidado. 

4. Hago mi tesis doctoral basada en algo de Amartya Sen ¿me pueden ayudar con la intro?

Sí, dí que los televisores de plasma son necesarios para desarrollas las capacidades esenciales del individuo, y que es deber del Estado maximizar el bienestar de los individuos menos favorecidos (tu y los escritores de QP) con ellas.

 

Comentarios

Arnulfo Salazar dice:

Compartan conmigo 10 pensadores que debo estudiar. Saludos.

Deja un comentario