Menú

Quen Pompó

Humor para gente que piensa

Estrategia de relanzamiento del Teletón

Ante las negras proyecciones de recaudación que Televis  espera en este Teletón, la televisora nos pidió rediseñar su producto y relanzar un nuevo y mejorado Teletón. Tal cosa no es tarea fácil. Hacía años que nadie donaba porque meh, el Teletón de nuevo.  Por eso, presentamos tres líneas para rediseñar esta bella misión moral por el bien de México.

Teletón-2013-infantil

 

Sólo la unión de Televisa y Telmex por una causa podría hacer llorar a Chabelo

1. Nueva selección de población objetivo.

Es cierto que a la gente le gusta los niños discapacitados, pero Televisa no entendió que nadie los quiere ver. El dilema es el siguiente:  anunciarlos sube el rating; presentarlos, disminuye el rating. La empresa buscó contrarrestar este efecto con Lucero y otros artistas en sus años de lozanía; pero era un paliativo, un parche que no duraría toda la vida. Proponemos corregir este error de diseño y seleccionar a otro grupo vulnerable, como los niños en comunidades de usos y costumbres, los viejitos o inventar algún grupo que no era considerado vulnerable en el pasado, como las víctimas del friendzone. Televisa deberá argumentar que la atención a discapacitados ha logrado su objetivo y es momento de llevar la cruzada civilizatoria del Teletón a otras arenas.

lucero_0

“Los viejitos suelen ser más abrazables que los dicapacitados”- Lucerito

2. Actualizar la plantilla de actores en duelo.

Aunque Lucerito esté MILF, la verdad es que nadie de menos de 40 años la conoce. Televisa ha tropezado innumerables veces con acercarse al publico joven que cada vez más ama las gringadas o afrancesarse.  Si bien los millenials están perdidos como target, es momento de gastar en la generación que sigue, conseguir a Taylor Swyft o a Iggy Azalea y , por fin, abandonar por completo el pop nacional que sólo garantiza manos vacías.

500_1393279974_iggy_azalea_highsnobiety_007_17

Porque al final del día, ¿Alguién ha visto realmente un Teletón?

3. “Convenio de colaboración” con SEDESOL.

Como los mayores y más divinos milagros en la Rosa de Guadalupe, sólo la intervención de un ente superior puede salvar al Teletón. Dad a Dios lo que es de Dios y al Cesar lo que es del Teletón. Sabemos que a SEDESOL no le estaba yendo bien con Oportunidades, le cambió el nombre a PROSPERA, pero aún así, el barco hace agua. ¿Se puede hacer algo existoso a partir de dos productos de desarrollo social fallidos? Creemos que sí, si toda la bolsa del Teletón y de Oportunidades se combina se podrá privatizar la política social y hacer del Teletón una política de Estado.

488917

Si ya lo hicimos con Pepsi y Quaker, ¿por qué no el Teletón?

 

Deja un comentario