Más odio norteño hacia los chilangos

Un lector provincianito implantado en el DF comenta:

Los chilangos siempre quieren ser los primeros en todo, y cuando otro estado les saca la delantera, son más rápidos que Superman con diarrea para salir con una chingadera que los regrese al podio imaginario donde se ven como los número 1. Por eso, ante la situación de ingobernabilidad de Michoacán, con los pedos del narcotráfico, la Familia, los caballeros Templarios, la Nueva Jerusalén y las fuerzas de autodefensa, la atención que ha acaparado el estado de Michoacán ha puesto celosos a los defeños, siempre ávidos de ser los primeros en todo, cueste lo que cueste.

Por eso, una iniciativa que viene desde las cópulas del poder, o sea de las cogidas que desde arriba se le dan al pueblo, el Gobierno del Distrito Federal (aka el GDF), encabezado por el Doctor Miguel Ángel Mancera Espinosa (aka el MAME), han echado todas las tortillas al comal para convertir al DeFectuoso en la Nueva Sodoma (¿Nueva Jerusalén?, eso es taaan del 2013) y recuperar el lugar que le corresponde a la Ciudad de México y a los capitalinos como las attention whores que son.

Ante la precaria situación que vive el magisterio mexicano, en concreto la Sección 22 del CNTE, el GDF y MAME los invitaron a instalarse en una de las zonas residenciales más exclusivas de la capital mexicana: el Monumento a la Revolución, ubicado en la colonia Tabacalera. Los nuevos aposentos de los “maestros” no son nada despreciables, pues de acuerdo al portal inmobiliario Lamudi, el precio en renta por metro cuadrado en la colonia es de $233 al mes; con estos precios, las reinas de Polanco y los hípsters de la Roma se sentirán uno más entre el lumpen chilango, porque por metro cuadro ellos pagan $199 y $158 al mes.

Como agradecimiento, la Sección 22 dejó a su paso una huella de orines, heces, propaganda marxista-leninista-stalinista-maoísta-pejista y basura en el Monumento a la Revolución,  además de la quiebra de varios negocios locales, y justo lo que Chilangolandia necesitaba para dejarse ir como gorda por el tobogán del desgobierno: otra marcha de provincianos andrajosos y prietos sobre el hermoso Paseo de la Reforma.

No conforme con esto, MAME propuso subir el precio del metro. Es bien sabido que el metro de la Ciudad de México está subsidiado, es decir, lo paga el gobierno con el dinero de los pocos chilangos y los muchos “provincianos” que sí trabajan. Ante tan impopular medida entre el defeño promedio, que es huevón y parásito, MAME se subió a su propio tren y decidió utilizar una “encuesta,” cuya validez metodológica fue más cuestionable que la identidad de género de Justin Bieber, como herramienta de legitimación. Dicho de otra forma, le faltaron pantalones para imponer la medida bajo el siempre sabio precepto que antes funcionaba en la política mexicana: “aquí sólo mis chicharrones truenan.”

Bajo el pretexto de que el alza de la tarifa mejoraría la calidad del servicio del metro, el GDF puso la cereza en un pastel que terminó por chamuscársele en el horno: a los pocos meses varias estaciones del metro comenzaron a añadir parques acuáticos en sus instalaciones. Por si fuera poco, al Godínez chilango que usa el metro lo dejaron sin sus nunca bien ponderados vagoneros (para más información, revise la simbiótica relación entre ambas subespecies en este artículo).

Pero la falta de pantalones de MAME se compensa con su creatividad para posicionar a la Ciudad de México como la más ingobernable del mundo. Por eso, creo una nueva Ley de Movilidad para el Distrito Federal, que además afecta a la Megalópolis (Establo de México, Pipopelandia, y esas aberraciones llamadas Morelos, Hidalgo y Tlaxcala), porque el capitalino no está contento si no sigue el mandamiento número 11 de la Biblia chilanga: chínguense los unos a los otros.

Muchos defeños se han desgarrado las vestiduras, o sea se han subido al tren del mame, porque entre las medidas está un endurecimiento del programa “Hoy no Circula.” Desde sus inicios, dicho programa más que ser una iniciativa para cuidar el medio ambiente y la salud de los capitalinos, es un pretexto del GDF para sacarle a los chilangos and friends una buena mortaja cada seis meses.

Los chilangos se han quejado, porque muchos de ellos se quedarán sin circular dos sábados por mes, y los menos afortunados, todos los sábados del mes. Esto no sólo obligará a miles de defeños a usar el cada vez más ineficiente transporte colectivo de la capirucha, sino que les pega en el ego. Cualquier mexicano que se respete sabe que un coche, por muy cafetera que sea, es sinónimo de que “ya no es un jodido.”

Según una investigación del portal automotriz Carmudi, esta nueva ley de movilidad parte de una iniciativa a nivel global en la que se busca evitar la alta mortandad derivada de los accidentes automovilísticos en el mundo, privilegiando a los grupos vulnerables: los peatones, los ciclistas y los motociclistas.

Así es, ahora los hípsters de la Condechi, la Roma y demás colonias aledañas (o sea las wanna be), se sentirán más empoderados que nunca, lo que sin duda aumentará la animadversión del resto de los chilangos, porque, sin importar en que parte del mundo estés, los hípsters son una plaga a nivel global.

Instalados en el tren de bala del mame, nuestros queridos Condechis y demás fauna pretenciosa de la capital sentirán que las calles les pertenecen, y argumentarán que el nuevo “Hoy no Circula” fomenta el uso del transporte público, la compra de automóviles híbridos o eléctricos, así como el uso de  su bien amada bicicleta. Con todo esto, sentirán que están viviendo en alguna ciudad gringa hípster como Cleveland o Seattle, o en una capital europea de vanguardia como Ámsterdam, aunque a diferencia de la capital de los Países Bajos, ellos deberán comprar mariguana de manera ilegal, como la vil pelusa tercermundista que al final son, porque aunque la mona se vista de seda, con la mona se queda.

Acerca de Zeferino Gómez
Cínico sabelotodo, acomplejado, narcisista, misógino y decadente. Organizador de fiestas anarcosnob con champaña y mujerzuelas. Halla en el bourbon, el tabaco y los clásicos literarios refugio de un mundo que ha enloquecido. Vive atormentado desde que descubrió que la justicia social, la democracia participativa y los derechos humanos son patrañas.

About Zeferino Gómez 140 Articles
Cínico sabelotodo, acomplejado, narcisista, misógino y decadente. Organizador de fiestas anarcosnob con champaña y mujerzuelas. Halla en el bourbon, el tabaco y los clásicos literarios refugio de un mundo que ha enloquecido. Vive atormentado desde que descubrió que la justicia social, la democracia participativa y los derechos humanos son patrañas.

1 Comment Posted

1 Trackbacks & Pingbacks

  1. ¿Por qué los chilangos despreciamos a los norteños? | Quen Pompó

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*