Menú

Quen Pompó

Humor para gente que piensa

En contra de Haruki Murakami

Mi profundo desdén por este autor se basa en que representa todo lo que está mal en la humanidad. Murakami es el producto de una civilización que ha perdido toda creatividad y honesto deseo por el bien de nuestros semejantes. Esto puede parecer una contradicción o un argumento simplista como aquellos que criticaban a San Agustín señalando que el cristianismo debilitó la agresividad romana frente a las hordas bárbaras. Sin embargo, explicaré por qué los escenarios de su literatura son una descripción de lo que queda del hombre después de renunciar a toda posibilidad de futuro.

En breve: sus textos consisten en explicar la complejidad sentimental desbordada frente a una semilla, una rama, un pedazo de tela… Esto no es nada nuevo. Thomas Mann, Marcel Proust y Herman Hesse han utilizado esta técnica para dar profundidad (homoerótica) a sus personajes.  Si bien es válido utilizar esta técnica, es mi deber intelectual denunciar que las razones que la originaron en el siglo XIX, son exactamente las mismas que motivan a Murakami: El fin de occidente.

Muchos ven a Murakami como aquello místico que viene de Asia. Nada más falso: Asia es occidente, el islam es occidente y lo único que no es occidente son los pingüinos. Los valores liberales son los únicos factibles en este mundo e ir en contra de ellos equivale a un exilio voluntario. Por fortuna, Murakami habla en el mismo idioma que nosotros y supongo que Murakami es atractivo a los lectores de hoy en día porque estamos cansados de situaciones latinoamericanas de política y europeas de decadencia.

Pero estas son críticas superficiales, vayamos al contenido.

escuela

No lo estamos inventando, esto sí pasa en una de sus novelas

Murakami provoca una sensación de que es una lectura difícil, poco satisfactoria y confusa, y la obligación pública de afirmar que no lo es. ¿Por qué? La trama es poco relevante y sencilla; se desarrolla en un mundo de snobs culturales opuesto al vigor del Pop, la música tropical y la carne de res; y es sexualmente difuso. Ah, y más escandaloso que todo: la trama señala que un individuo es especial porque es “normal”.

Las críticas en los internets señalan que todos sus libros siguen una formula.

1. Dos personajes protagonistas; un hombre y una mujer.

2. Un adolescente (hombre o mujer) rarito.

3. Sexo cada 50 páginas. Los hombres entran a él como idiotas y las mujeres son frías y lanzadas y parece que les hacen un favor a los hombres por comerles la polla, dejarse penetrar o hacerles una paja.

4. Cosas raras.

5. Todo personaje es descrito físicamente; todo personaje, cuando cambia de ropa, es descrito en su indumentaria. Todo personaje que come ve detallado qué come y qué bebe. Absolutamente todos y siempre. Si de algún personaje no se dice qué ropa lleva, es que va desnudo y está follando.

6. Cultura. Siempre encontrarán referencias a libros, música, cine y artes plásticas en una obra de Murakami. Y siempre serán referencias de Trivial o, incluso, de esos tests que vienen en los sobrecitos del azúcar. Cosas como quién descubrió América. En esta novela:George Orwell, Chejov, Steve McQueen, Jeff Beck, TelemannLa huida, El gran Gatsby, Los hermanos Karamazov

 Quizá podamos resumir esta crítica en tres aspectos: gente sola y rara, descripción detallada, y cultura hipster.

La gente sola y rara

Murakami hace una apología no geek de la gente solitaria. Sus personajes son gente que aprecia la soledad, que, en compañía, se aísla, etc. Todos conocimos en la prepa gente así, ahora sus vidas han acabado. Pero Murakami los hace personajes centrales de sus historias. Hay algo misterioso por lo que evitan la normalidad y la felicidad, algo misterioso y de fácil solución. Ninguno de sus personajes es inteligente, son personas bastante tontitas que no se dan cuenta que se dirigen a un “oasis de horror en un desierto de aburrimiento”. Son tontitas, pero “especiales”.

Es un misterio por qué mucha gente se identifica con estos personajes inanes. Cuando entran en relación con otra persona, todo se dirige al fracaso por este aislamiento. Esto se opone a las razones normales por las que las relaciones fracasan en el siglo XXI, XX o XIX. Murakami declara implícitamente que eres especial porque hay algo profundo y misterioso en tu pasado que impide que el amor prospere cerca de tí. Los valores tradicionales marcan que el fin del amor ocurre por cosas simples como el mal aliento, la imposibilidad de suscribir una agenda ideológica o la afición a cierto tipo de mascotas. Pero no te ocurrirán por ese terrible trauma del pasado.

office

Todas las escenas amorosas suceden con este individuo

Tres ejemplos de la apología de la gente sola y rara:

Gente que ama los gatos en la vejez

– Pero, en el mundo de los humanos, si no sabes escribir, es que eres es­túpido. Si no eres capaz de leer un libro o un periódico, es que eres estúpido. Las cosas son así. – Pero tú sabes hablar con los gatos, ¿verdad?.

-Sí -dijo Nakata.

-Y eso no puede hacerlo cualquiera, ¿verdad?

– En efecto.

– Entonces tan estúpido no serás, ¿no?.

Misantropía

Hay personas que pueden herir a otras, sólo por el mero hecho de existir.

Detesto a mucha gente y mucha gente me detesta a a mi , pero también hay personas que me gustan, me gustan mucho. y no tiene nada que ver con que me correspondan. Yo vivo así. No quiero ir a ninguna parte. No necesito la inmortalidad.

Por eso ahora estoy escribiendo. Soy de ese tipo de personas que no acaban de comprender las cosas hasta que las ponen por escrito

 Relaciones muy complicadas

—Estos días no has estado por aquí, ¿verdad? Te he llamado un montón de veces —comentó Midori.

—¿Querías algo en especial?

—No, nada. Hablar contigo.

—¡Ah! —musité.

—¿Qué coño significa ese «¡Ah!»?

—Nada. Es una expresión —respondí—. Dime, ha habido algún incendio últimamente?

—No. Y mira que aquél fue divertido. Apenas hubo daños y el humo fue muy impactante. Un incendio así está bien.

Descripción detallada de lo común

Es un buen narrador al seleccionar qué considera relevante y qué no; hay que reconocerlo. Pero esto no es más que el síntoma de una sociedad que da más peso a la estética de la situación que a sus causas. Esto recuerda al mundo decadente de Proust donde las magdalenas detalladas son más relevantes que la inminente y terrible Primera Guerra Mundial. Lo importante para Murakami es no sólo ser el individuo internamente confundido, sino que se debe poseer indumentaria, mueblería y alimentación deliberadamente gris.

Siempre apologéticos de la latinidad y el espíritu del papagayo, nos oponemos a esta aura de normalidad. El lector en las ruinas de Europa o EUA podrá identificarse con facilidad con los gustos y posesiones de los personajes: Artículos que incitan la pérdida de vigor civilizatorio y eficiencia laboral. Librerías, estancias vacías y parajes tristones, pueden saltarse rápidamente sin perder la trama. Pero ¿Cuándo pasará algo?. La descripción sigue a la descripción.

Por último, la descripción detallada de cosas mágicas, pero completamente inconexas que no afectan la trama es el sello del autor. Si bien es una propuesta interesante, manda el mensaje de que el mundo es un lugar inexplorado, pero no deberías preocuparte por ello porque serás miserable.

vagonero_g

A nosotros nos basta saber que algo contiene “todas las cumbias del momento”

En Kafka en la Orilla encontramos una evocación que, de no ocurrir en un texto de Murakami, llevaría a alguna especie de desenlace fatal:

Y, además, una fotografía donde aparecemos mi hermana mayor y yo, de niños, uno al lado del otro. Esta fotografía también se hallaba en el fondo del cajón del escritorio. Mi hermana y yo nos encontramos en la playa, sonreímos felices. Mi hermana está vuelta hacia un lado, una sombra oscura le cubre medio rostro. Por eso su sonriente faz aparece dividida en dos. Y, al igual que las máscaras de teatro griego que he visto a veces en las ilustraciones de los libros de texto, su rostro comprende dos significados superpuestos. La luz y la sombra. La esperanza y la desesperanza. La risa y la tristeza. La confianza y la soledad. Yo, por mi parte, miro al objetivo de frente, con naturalidad. Aparte de nosotros, no hay nadie más en la playa. Los dos vamos en traje de baño. Mi hermana lleva un bañador de una pieza con un dibujo de florecitas rojas y yo unas bermudas muy feas que me quedan demasiado grandes. Sostengo algo en la mano. Una especie de palo de plástico. Deshechas en blanca espuma, las olas nos bañan los pies.

Cultura hipster

Donde una buena sesión de Lady Gaga hubiera bastado, hay referencias banales al jazz y cancioncillas de los sesenta.  Hay también referencias a libros clásicos que “todos” han leído. ¿Cuál es el propósito de esto? Salvo nosotros que somos snobs, la gente normal le entra duro a la cumbia, al metal o a ambos al mismo tiempo. Murakami quiere infectarnos con un ambiente elevado de referencias. Es como una estatua de Don Quijote, la calidad de la estatua es irrelevante porque se vale de Don Quijote para ser apreciada.

Murakami nos narra la profunda satisfacción de sus personajes al escuchar ¡jazz!, la posibilidad de vivir según la trama de una novela y la magia de tener enfermedades raras pero aparentar forzadamente  la normalidad. En el mundo real, criticamos estas situaciones por que representan poses  más que autenticas muestras de personalidad. Es una forma familiar de crear escenarios y personajes con poco esfuerzo, muchos autores lo hacen. Murakami opta por la forma de   “entró a una habitación en la que sonaba en el fondo let it be de los Beatles” en vez de  “entró a una habitación en la que sonaba una canción de rock que conocía bien”.

gafapasta chico

No es un hipster, es mucho peor, un teto intelectual

En Norwegian Wood (obviamente), está esta escena de pseudoligue que mucho asquito nos da:

La chica de la cafetería le dijo que si tocaba Here Comes the Sun, de los Beatles, la tienda la invitaba al granizado. Reiko levantó el pulgar e hizo el signo de okey. La cantó acompañándose de la guitarra. Tenía una voz ronca, posiblemente a causa de fumar demasiado, pero cantaba con personalidad. Mientras escuchaba la canción, contemplando las montañas y bebiendo cerveza, tuve la sensación de que el sol iba a salir de un momento a otro. Fue una sensación muy dulce y cálida.

Cuando terminó de cantar Here Comes the Sun, Reiko le devolvió la guitarra a la chica y le pidió que sintonizara de nuevo la radio. A Naoko y a mí nos dijo que diéramos un paseo. —Yo me quedaré aquí escuchando la radio y charlando con ella. Conque volváis dentro de una hora, antes de las tres, ya está bien. —¿No está prohibido que estemos solos? —pregunté. —Lo está, pero hagamos la vista gorda. No me gusta hacer de carabina y me apetece descansar un rato. Yo solita. Además, has venido hasta aquí desde muy lejos, tendrás un montón de cosas que contarle. —Reiko se llevó otro cigarrillo a los labios. —Vámonos —me susurró Naoko levantándose.

En suma el individuo de Murakami se ve así: el heraldo del fin de los tiempos.

images (1) …y prendedle fuego.

Comentarios

Roberto dice:

Soy tu Fan !!!

Carlos Alcázar dice:

Tu publicación solo puede definirse con una sola palabra:
Perfecta.
Da en el punto justo jaja, me gustó demasiado.

Daniel dice:

Cualquiera es crítico.

Rubén dice:

Escriben con mucha ironía, lo que me gusta mucho. Es lo que me gusta leer. Yo escribo bien (normal, formal, digamos), cuando trato de escribir con ironía me sale pero no con la bilis de ustedes. Con la práctica será.

Si algún día llego a escribir bien con ironía haré un blog y tal vez escriba con ustedes.

Juan Trancos Garcia dice:

Agradecemos tu preferencia. Envíanos algún texto de algo que creas que deba ser ridiculizado. Checa nuestra sección http://quenpompo.com/contactanos/ y si te interesa podemos publicar algo que tu nos digas.

Quique Cruz dice:

Tal vez estoy muy acostumbrado a los trabajos de análisis académico, pero creo que el texto sería más claro si mencionaras de manera explícita lo que intentas mostrarnos en las citas textuales. Sé que son ejemplos de lo que has explicado de manera previa en cada uno de los apartados, pero terminar una sección con una cita textual e inmediatamente pasar a otro tema le resta significado a la cita en sí, ¿no lo crees?

Al terminar el texto tengo la impresión de que la apología a la gente rara y solitaria, la cultura hipster y la descripción detallada de lo común son “todo lo que está mal en la humanidad”.

¿pizzas castillo? dice:

Por eso antes de leer un libro hay que investigar al autor y su obra, comprar un libro a ciegas es como fumar algo que te encontraste por allí.

Benito Ramirez dice:

Pues si es rara la literatura de Murakami, he leído Sauce Ciego Mujer Dormida, es una serie de cuentos de los cuales algunos se me hacen buenos y otros no tanto; considero que no tengo la preparación para hacer una crítica muy asertiva sobre la estructura o contenido de sus cuentos; lo que si se me hace raro es que de repente mencione a marcas de ropa, autos, bebidas o no pudo faltar Starbucks y así varias en algunos se sus cuentos, a veces me preguntaba si no estará haciendo algún tipo de publicidad de estas marcas. En cuanto a su afición por el jazz si en muchos de sus cuentos lo da a demostrar, pero esto no me cayó de extraño ya que muchos autores también en sus obras muestran su afición por la música clásica por ejemplo, aunque a veces pienso que más que nada ara hacer alarde de lo cultos que son.
He leído a otro japonés y me gustó bastante se llama Yukio Mishima, es muy entretenida su literatura.

Well done article that. I’ll make sure to use it wisely.

Deja un comentario