Menú

Quen Pompó

Humor para gente que piensa

La relación especial de los vagoneros con los Godínez defeños

Para legitimar el aumento al precio del boleto de metro, el gobierno del DF decidió unilateralmente eliminar a los vagoneros que día a día recorren los trenes del metro ofreciendo toda clase de productos chistositos.

Pero el gobierno no se da cuenta–igual que en muchas otras cosas–que la existencia de los vagoneros y de los Godínez defeñitos está estrechamente ligada. Eliminar a los vagoneros podría tener consecuencias terribles para los habitantes del DF.

Las razones son muchas y muy variadas, pero aquí te presentamos las que más se mencionaron durante nuestra plática diaria alrededor del garrafón después de la comida.

vagonero_0396

Los vagoneros y los Godínez defeños tienen una relación simbiótica sin igual, a veces rozando–literalmente–en lo romántico.

 

La mitad de las cosas que tienen los Godínez en su casa se las han comprado a los vagoneros

Los godínitos de nuestra ciudad se rompen el lomo para llegar “temprano” a su oficina, calentar la silla, comer vitamina T en abundancia, hacer como que trabajan, y salir a tiempo para llegar a ver las telenovelas del canal 2 o el resumen deportivo del día.

tele2

Ahora sí, llegó el momento de ejercitar el pulgar para ver tres canales simultáneamente. Omnipresencia televisiva mexicana ®

Con un horario tan lleno, ¿cuándo tendrían los Godínez tiempo de ir a una librería o un Sanborns a comprar un libro de crucigramas o sopas de letras? ¿Cuándo podrían ir a una farmacia a comprar mentas o “perlitas de miel para curar la tos”? Los vagoneros cumplen la función social de vender a los ocupados Godínez todo lo que necesitan y no pueden salir a comprar.

 

La mayor parte de la alimentación de los Godínez proviene de lo que los vagoneros venden

Los Godínez pasan la mayor parte de su tiempo en la mañana lavando su corbata en el fregadero (intentando quitar las manchas de los chilaquiles del día anterior) o poniéndose kilos y kilos de maquillaje para verse bonitas pa’l jefecito y para quienes visitan la ventanilla No. 5.

panocho-maquillaje-feo“Y ahora que anda tramitando su divorcio, ¿no está buscando a la futura señora Jiménez Hernández?”

Estas actividades mañaneras son primordiales en la vida de un Godínez y, por supuesto, no dejan tiempo para desayunar. Algunos Godínez logran comprarse un tamal y un atole afuera del metro, pero aquellos que no alcanzaron, siempre pueden contar con la interminable variedad de alimentos que ofrecen los vagoneros, ¡y con servicio a su asiento o rinconcito especial!

¿Tienes antojo de algo salado? ¿Qué tal unas papas con chile y limón ($10), unas papas Sabritas (2 x $5), unos cacahuates japoneses (2 x $5) o una bolsita de fruta deshidratada con chamoy ($5)?

¿Tienes antojo de algo dulce? ¿Qué tal unos Mini Mamut (3x $5), unos churros (4 x $10), unos chocolates Nikolo (2 x $5) o unas pasitas con chocolate (3 x $10)?

nikolo

El 56% de los Godínez desayuna un Nikolo al menos dos veces por semana. 

Las fiestas de los Godínez son un éxito gracias a los discos “en formato normal” o mp3 que compraron en el metro

La realidad es que los Godínez jamás estarán tan ocupados como para no hacer una fiesta Gódinez cada tercer viernes: brandy Presidente, cacahuates japoneses, vasitos desechables reutilizados de la última fiesta, y música de boda pueblerina (banda, cumbia y canciones de grupos internacionales en estilo tropicalón).

presidente

¿Cómo podría un Godínez organizar una fiesta de esta clase con su salario que a penas le alcanza para vivir?–descontando además el boletito de Melate con Revancha semanal y que nunca se ha ganado. Los vagoneros le permiten al Godínez darse el placer de organizar un fiestononón godínezco con sólo unos pesitos:

  • Disco con 150 canciones de banda o tropical, $10 pesos.
  • Disco con 40 videos para aprender a bailar cumbia, $10 pesos.
  • Bolsas de cacahuates japoneses, 2 x $5 pesos.
  • Paquetes de chicles o mentas (pa’ los besos godinezcos), 3 x $10 pesos. 

maxresdefault

 Fiesta godínezca típica: as good as it gets (o sea, que así es lo mejor que se va a poner).

Los vagoneros mantienen a los Godínez al tanto de los cambios en el mundo exterior

Los Godínez capitalinos tienen bloqueado el internet en su trabajo y en su casa sólo lo usan para ver porno a escondidas de su esposa(o). Cuando empieza el noticiero después de su telenovela, le cambian de canal para no aburrirse. Además, sólo usan su celular para jugar ese jueguito que venía gratis con el teléfono y para mandarse mensajitos con la bonita/el bonito que conocieron en la última fiesta de la oficina. En consecuencia, los Godínez son totalmente ignorantes del mundo que los rodea.

periodicos2

Si no fuera porque los Godínez a veces se fijan en los puestos de periódico mientras caminan por la calle, no sabrían que ya terminó la Guerra Fría.

Ante esta total ignorancia de los Godínez, cualquier clase de información que puedan recibir es una ganancia. Los vagoneros ayudan a que los Godínez defeños se enteren de cosas que de otro modo jamás podían saber debido a su total valemadrismo respecto al mundo que los rodea.

¿Cuántos defeños nunca nos habríamos enterado que modificaron el reglamento de tránsito metropolitano si no hubiera sido porque los vagoneros estuvieron vendiendo la nueva versión del reglamento a $10?

¿Y cuántos no hubiéramos sabido de la influenza AH1N1 si los vagoneros no hubieran vendido tapabocas y guantes a $10 el paquete “para protegerse del virus de la influenza, que es mortal y muy contagioso”?

 

En conclusión…

Los vagoneros son una parte esencial de la vida de los Gódinez defeños. Pero el Gobierno del DF ya se comprometió a quitar a estos nobles vendedores de nuestros metros. ¿Cuál es la solución? Espera nuestro próximo artículo con la respuesta.

mancera4

Miguel Ángel Mancera: complicando él solito la gobernabilidad de toda la ciudad

Comentarios

[…] El D.F. enfrenta un dilema de proporciones épicas–creado por Miguel Ángel Mancera y que complica la gobernabilidad de su mandato. Mancera se comprometió a desaparecer a los vagoneros para legitimizar el aumento en el precio del boleto del metro, pero los vagoneros opinaron diferente: “no nos vamos, y háganle como quieran”. Además, los Godínez defeños sufrirían terriblemente si los vagoneros desaparecen. […]

[…] hemos discutido como nuestros vagoneros y tianguistas son  percibidos como un mal. Pero exportarlos como agentes de molestia continua y […]

LORENA dice:

Por que siguen insistiendo con Defeño?? es chilango.

[…] Bajo el pretexto de que el alza de la tarifa mejoraría la calidad del servicio del metro, el GDF puso la cereza en un pastel que terminó por chamuscársele en el horno: a los pocos meses varias estaciones del metro comenzaron a añadir parques acuáticos en sus instalaciones. Por si fuera poco, al Godínez chilango que usa el metro lo dejaron sin sus nunca bien ponderados vagoneros (para más información, revise la simbiótica relación entre ambas subespecies en este artículo). […]

Deja un comentario