Menú

Quen Pompó

Humor para gente que piensa

5 razones para estar en contra del impuesto a las bebidas azucaradas

1. El precio de la canasta básica subirá hasta en un 60%

México es el país #1 consumidor de refrescos, y los mexicanos gastamos cerca del 11% de nuestro ingreso en refrescos. Aumentar el costo de las bebidas azucaradas será un golpe terrible a la economía de las familias mexicanas, y sobre todo de las familias más pobres, quienes consumen hasta el doble de refrescos al día que el resto de la población.

cocacola

“Mi Coca Cola es mi única comida del día… y cómo la disfruto”

Además, en México “Coca” es una unidad monetaria popular igual que los “pesos” del gobierno. Los políticos probablemente desconocen esta realidad porque nunca han convivido con gente normal que basa una gran parte de sus gastos en “Cocas”:

  • “¿Qué llevo a la fiesta?” “Tráete una Coca
  • “¿Cuánto me cobra por llevarse la basura?” “Ahí nada más me da pa’l chesco
  • “No se agüite, verá que pronto encuentra trabajo. ¿Cómo le puedo echar la mano?” “Pues con que me invite una Coca está bien”
  • “Vamos por algo a la tienda, te invito algo” “Ah, pues una Coca estaría bien”

ofrenda

El aumento en las bebidas azucaradas terminará con las tradiciones mexicanas.

.

2. La productividad de los mexicanos caerá en 75%

Si al gente no toma su refresco de la mañana, no tendrá energía para el resto del día. Los refrescos tienen mucha azúcar que ayuda a que la gente tenga alegría y buena vibra para hacer bien su trabajo.

felices

Lo tomamos por la felicidad que inyecta al torrente sanguíneo… y las 12 cucharadas de azúcar que representa.

En México la comida es cara y la gente come poco. Por eso, el sustituto perfecto para conseguir la energía necesaria para el día es son las bebidas azucaradas. O bueno, por lo menos un chocolatito–que también está gravado. Los legisladores no entienden cómo funciona el mexicano promedio; no todos podemos ir como ellos a Starbucks a debatir sobre los males del refresco y consumir cafeína fresa.

tacos3

 ¿Con qué bajarán los tacos? ¿Con agua? Pfff…

 .

 3. Se perderán 20,000 empleos

En realidad este argumento no tiene ningún sustento… pero es algo de lo cual pueden culpar al gobierno si las refresqueras decidieran hacerlo. También podrán culpar al gobierno de reducir el salario y las prestaciones de sus empleados.

desempleo2

“Antes yo era director del área de ventas de Pepsi, pero después del impuesto, pues corrieron a todos… che gobierno”

Pero algo es cierto: la economía formal depende del refresco para seguir en horas extra de trabajo. Para los empleados que ya trabajaron la jornada completa y que necesitan quedarse más tiempo, no hay mayor recompensa que escuchar al jefe decir: “No se apuren, compré unos refrescos para todos. Verán que así acabamos más rápido”. Con este regalo, ni el pago de las horas extra se necesita.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La razón por la que los mexicanos trabajamos más horas que los otros países de la OCDE.

 .

4.La inestabilidad y el descontento social crecerá en 65%

En México, y en general en América Latina, tenemos altos indices de felicidad a pesar de los males que sufrimos. ¿Qué es lo que evita las “Primaveras Latinoamericanas” que buscan derrocar a los gobiernos en turno? Los refrescos nos mantienen tranquilos, y la única revolución que queremos hacer es relajar la espalda, desabrochar el cinturón y tomarnos un refresquito bien frío.

obesity

La estabilidad social tiene base en el porcentaje de gorditos que prefieren su refresquito a un cambio de gobierno.

Por otra parte, países con refrescos caros o sin acceso al azúcar viven en tristeza y suicido a pesar de sus, supuestamente, benéficos programas sociales.

desierto

 “Si ya no existe la última Pepsi del desierto, pues mejor me muero.”

.

5. Aumentarán en 35% los accidentes de tránsito

Los refrescos sirven para rebajar el contenido alcohólico de los tragos y los cócteles. Esto trae beneficios públicos incalculables. Está demostrado que una persona toma en promedio cuatro bebidas a lo largo de una fiesta–sin importar su contenido alcohólico, sino sólo para “tener algo en la mano”.

¿Qué sucedería si, para bajar el costo y no ponerles refresco, todos los tragos tuvieran que ser necesariamente caballitos o “en las rocas”? En sólo unos minutos, toda la gente de una fiesta estaría hasta las chanclas con consecuencias fácilmente predecibles, incluyendo 35% más accidentes de tránsito.

Además, la gente tendría crudas más fuertes, poniendo en riesgo a sus compañeros de trabajo al día siguiente y obligándolos a soportar a comportamientos típicos de los crudos. Por ejemplo:

  • mal humor
  • vómito
  • gritos sexistas
  • mal aliento
  • negación de lo que ocurrió esa noche
  • coyotitos y ronquidos
  • juicios de valor fundados en ideología de izquierdas

cuba

 En defensa de las buenas costumbres y la salud de los mexicanos, debemos bajar el precio de los refrescos y el contenido alcohólico de las cubitas.

 

Artículo pagado por:

pepsicoca

Comentarios

Alex dice:

Jajajajaja, muy bueno el artículo.

Noe Jasso dice:

QUE PENDEJADA (perdonen la expresión) DE ARTÍCULO.

fonpp dice:

Es mejor que cualquier discusión que haya habido en el Congreso al proponer el impuesto. Eso es seguro.

This is a sarcastic article, right?

fonpp dice:

You might think that. But no. No sarcasm, only 100% Mexican serious analysis and shit

Duende de Metal dice:

If you REALLY have to ask then you don’t understand the relationship my countrymen have with soda, or for that matter, mexican sarcasm at all…

[…] fonpp en 5 razones para estar en contra del impuesto a las bebidas azucaradas […]

Deja un comentario