Menú

Quen Pompó

Humor para gente que piensa

Diario de un troll

Un amigo nos heredó su diario. Antes  de morir a manos de otros trolls, nos reveló un gran secreto, qué se sentía ser un troll y por qué continuar siéndolo. Presentamos a nuestros lectores sus curiosos razonamientos.

Tras haber trolleado en varios periódicos de circulación nacional, me siento completo. Pero ¿cómo explicar este sentimiento de vastedad? ¿cómo explicar la dicha de saber que he refutado a otros comentaristas del Internet? He pensado seriamente en ello.

No me interesa nada en particular, no tengo afición por ningún tema, ni soy experto en ningún campo del conocimiento. Sin embargo, creo firmemente que soy lo suficientemente culto para saber de qué va la cosa en política, sobre todo. Puedo detectar cualquier error en el razonamiento de otros y en la inconsistencia lógica de sus palabras. Hay un sentimiento que me obliga a exponerlo. 

Este sentimiento consiste en un fuerte sentido ético de la denuncia. Es el impulso que me lleva a comentar. Es mi deber separar el bien del mal, porque soy superior a ambos conceptos, porque hay una verdad única y demostrable. Esta verdad es tan evidente que la tengo ante mis ojos, aún cuando todos se equivoquen.

He creado cuentas en todos lados, Youtube, Facebook, blogs, periódicos e inlcuso páginas porno. Todo merece ser glosado y sus errores destacados. Pero en la vida real escondo todas mis opiniones, porque la gente es tonta y nunca entiende. Hay quién me llama extremista o radical, pero yo les llamo débiles y conformistas. Toda opinión ajena la tomo personal. También me han dicho que es como tomar veneno y esperar que el otro muera, pero yo creo que los demás pueden cambiar.

Soy un ente de la posmodernidad y no hago más que vivir mi tiempo luchando contra todo sentimiento de pertenencia, incluso el propio. He nacido de la negación de todo y predico el nihilismo. No comento por ser humanista, sino porque estoy por encima de los demás. Me he erigido como el protector de la verdad, aquella en la que no creo, ni actúo. Si la protejo de esta manera, es para que se vea quién tiene la última e indiscutible razón.

 

Comentarios

Gandhi apoya a Quen Pompó!

Madame Utopie dice:

jaaaaaaaaaaajajajajaja, esta buenísimo, tal cual!

esparrago dice:

Yo trolleaba en mailing list cuando tu eras un feto. Eres un poser.

Deja un comentario