Menú

Quen Pompó

Humor para gente que piensa

Qué decir en una caseta de cobro

El equipo editorial de Quen Pompó visita regularmente otros blogs para robarse ideas y publicarlas como propias. Este artículo nació de un post de Gragrofia que nos resultó interesante. Debemos dar crédito al autor del post (Alberto Toledo) por haber tenido la inquietud de preguntarse: ¿cómo se sentirán las personas que pasan su vida atendiendo una caseta de cobro?

Para aquellos que no van a leer el post original, Quen Pompó lo ha resumido para ustedes:

“Se me ocurrió preguntar por qué la gente pensaba que estaba bien hablarle a la gente de las casetas. (…) Imaginen que ustedes atienden una caseta de cobro en una carretera. Todos los días la pasan en un cubículo pequeñito en medio de la nada, recibiendo dinero y devolviendo cambio, sin otro contacto humano que la gente de los coches que los saluda, les paga, les da las gracias y se despide. (…)

Creo que esto es amor

Ahora piensen, ¿la “amabilidad” de los conductores es algo bueno? Miles de “buenas tardes… gracias… hasta luego” no puede ser algo bueno, más bien es algo que hace aún peor el empleo de esa gente. (…)

Por eso, a partir de hoy voy a empezar a pensar en frases ingeniosas, (…) eso SI sería ser amable. (…) Ejemplo: “Usted debe conocer muy bien esta carretera… si hipotéticamente usted tuviera un cadaver en su cajuela, ¿en qué parte lo tiraría como para que no lo encuentren?”

El equipo editorial de Quen Pompó, y los monaguillos que nos traen las tortas, hemos pensado algunas frases ingeniosas para decir en las casetas de cobro. A continuación presentamos los resultados de nuestros pensamientos:

  • “Quiero una hamburguesa con papas y refresco light. He visto que el servicio es muy eficiente: pasa un coche tras otro casi sin detenerse. ¡Lo felicito!”
  • “¿Hay descuento para los miembros del gobierno legítimo de López Obrador? ¿Para socios Águila?”
  • “¿No es emocionante tener un trabajo al aire libre? Yo todo el día estoy sentado en un cubículo pequeñísimo”.
  • “¡Usted debe ver muchas cosas locas! ¿Cuánta gente intenta pagarle desnudándose? ¿Quiere que sea el primero?”

Así pagan los de los 400 pueblos

  • “Unos kilómetros atrás corté esta flor para usted.”
  • “¿Cómo cuánto cuesta la renta de uno de estos cubículos? He pensado en cambiarme de casa y aquí parece cómodo”.

  • “Usted se parece tanto a mi madre ahora muerta. ¿Podría abrazarme?”
  • “Esto es un asalto…. no es cierto. <risa nerviosa>”
  • “¡Te amo! ¡TE AMO! ¡TE AMOOO!

Comentarios

yopo dice:

las personas que atienden las casetas no tienen alma, por lo tanto no es necesario hablar con ellos

Neo dice:

Su columna me ofende, buenas tardes siempre será lo mejor que uno pueda decir!

fonpp dice:

Estimado Neo:
El hecho que su autoestima sea tan baja que utilize un nickname de una película legendaria, no le da derecho a insultar mi publicación. Seguramente usted es un estreñido de años. Lo compadezco.

Deja un comentario