Menú

Quen Pompó

Humor para gente que piensa

Guía del conquistador de extranjeras

Ya hemos discutido el comportamiento mexicano en el exterior. Cómo se presentan los mexicanos a las extranjeras en el ecosistema nacional es sujeto de mayor interés. El equipo de Quen Pompó observó a una muestra de 20 sujetos que debían convivir con sexosas extranjeras y poder deducir los motivos de su actuar.

El juego de miradas. Nuestros sujetos de prueba se enfrentaron a las extranjeras primero viéndolas desde lejos, deslizando sus miradas como un felino sobre su presa. Pero temían interactuar. Las extranjeras devolvieron la mirada, la mayoría conmovidas, pues en sus países de origen los hombres no son los suficientemente potentes para actuar de esa manera. Las miradas de nuestros participantes van desde el acoso a la insinuación latina de amor cambiando dentro de un mismo sujeto en varias partes del día.

Aprendieron del maestro

La conversación sobre “lo mucho que tenemos en común”. Esta conversación define la posibilidad de que la primera etapa cambie o la relación permanezca igual. Pero ninguno se sentía preparado y posiblemente tenían poco en común. El cúmulo de opiniones impresentables de esta página constituye su tema de conversación. Por lo que aquellos candidatos exitosos son los que asintieron con una sonrisa escuchando atentamente a la mujer extranjera entendiendo sólo la mitad. Estas son las frases con las que asintieron.

Nacionalidad Reacción esperada del mexicano (escala 1 a 5) Reacción efectiva Frase apropiada (expresada con suma preocupación)
Francesa 5 2 Los pobres  están tan desprotegidos, eres la única que me entiende
Alemana 4 1 La naturaleza  está tan desprotegida, eres la única que me entiende
Latina 4 3 Es que hay pocos hombres que te hagan sentir una mujer
Eslava 5 3 Nunca había visto tan bella sonrisa, es seguro que muchos hombres en casa te adoran
Gringa 4 2 ¿Por qué los hombres no son románticos en tu país?
Asiática 4 3

Me rehúso a entender  cómo una mujer tan bella no es amada en su nación

La cita en un lugar muy mexicano. La estrategia más socorrida fue llevar la conversación a un lugar realmente tradicional. Sin embargo, Las opciones de nuestros sujetos solamente eran un puesto de tacos, un cuchitril donde venden cerveza barata y la misma pocilga que en la noche se vuelve lugar de baile. Dado que todo estaña en un radio de 5 metros, se pidieron unos tacos para comer en el local con una chela y después bailar. La combinación fue un éxito en 100% de los casos.

¡Enseñale a hacer tacos!

La tragedia de una noche de alcohol. Pero en la segunda cita, al mismo lugar, el participante se paso de pedo. ¡Pero no de manos! La situación exigía mayor atrevimiento; sin embargo, los participantes realizaron algo vergonzoso. Vomitaron, lloraron, bailaron con otra, se quedaron sentados viendo cómo otro sacaba a bailar a su chica. En un caso, sencillamente el sujeto entró en coma etílico mientras la extranjera fue atropellada por el Metrobús.

Justo antes de cagarla. Lo más lejos que pudiste llegar.

La partida amorosa. Pero cuando ellas parten a sus tierra se dan cuenta del amor incondicional que tenían (es realmente incondicional, nuestros sujetos están dispuestos a dar lo que fuera). Así es que ambas partes olvidan los problemas y se quedan abrazados durante largo rato. Se dicen adiós y prometen volver a verse. Ambas partes se vuelven inconsolables desde entonces.

Awwwww

Comentarios

larenegada dice:

Me parece muy bueno el artículo pero creo que el autor debe de experimentar más y considerar otros variables, por ejemplo, la estrategia del baile.

Es indigno cómo los mexicanos hombres nuca quieren bailar con una nacional y cuando ven a una extranjera, cualquier extranjera…. REPITO!!! cualquier (aunque sea china que están bien feas, alemanas arrogantes o cubanas en busca de nacionalidad mexicana) siempre usan sus pasos domingueros.

Es que las mexicanas saben cuando uno no sabe bailar y se dedican a humillarte, estimada Renegada.

[…] Quen Pompó paga 30 pesos cada enamoras a una dama con nuestras estrategias para el amor. […]

Deja un comentario