Menú

Quen Pompó

Humor para gente que piensa

Cinco razones por las que sí deberías ir a ver al Papa

Últimamente, mis amigos fresas se han pasado los días quejándose con esta máxima “Ash, soy demasiado inteligente como para creer en la iglesia establecida, no como esos borregos nacos”. Personalmente, no me encuentro facultado para respetar los argumentos religiosos ajenos o ser considerado menos inteligente por un apostata o un hereje. Sin embargo, al margen de discutir la idea de Dios, la idea de que una institución tenga la facultad de interpretar y preservar su mandato puede ser debatible, pero sólo en algunos términos.

Recibes regalos de navidad ¿no?

Es teológicamente superior a ti. Aunque es posible, no es probable que puedas refutar 2,000 años de teología católica basada en argumentos racionales. La Iglesia podría describirse como un conjunto de hombres que han debatido argumentos sobre la naturaleza de Dios en la tierra durante mucho tiempo, visitendo sotanas para ocultar su corpulencia.  Quizá después de leer la Suma Teológica estés más facultado para refutar los argumentos del Papa en términos de la relación hombre-Dios.

“A ver, refuta que lo universal sea intención particular del hombre”.

Es históricamente superior a ti. Hemos aprendido a juzgar las ideas y no a los hombres. El Papa es más que el ente temporal de Ratzinger, es la institución del papado. Durante la edad media se discutió si el Papa debía ser la voz de Cristo en la tierra, no es un debate sencillo y probablemente ambas partes discutirán hasta el fin de la historia. La razón por la que los argumentos que he escuchado no son dignos de consideración es porque quizá ya se le ocurrieron a los filósofos de la ilustración. El liberalismo, el Estado moderno,  y las ideologías del siglo XX pasaron encima de las religiones establecidas y este siglo está más religioso que el pasado.

Por ejemplo, la primavera árabe trajo elecciones libres para votar por los partidos fundamentalistas.

Porque la gente creyente es realmente normal. Quizá pienses que quien cree en una religión es raro o rural, pero muy probablemente es gente normal que recurra a la religión cuando no puede encontrar una explicación o una solución a un problema real. No irá misa todos los días ni dará piadosas limosnas, creerá en la evolución (catholic approved!) y gustará tener una boda en la iglesia. Probablemente tampoco soy muy piadoso o éticamente puro, pero no he encontrado una razón por la que deba renunciar a la fe.

Le gusta la teocracia, crear estados nación y el monopolio legítimo de la fuerza.

Religión es también libertad. El catolicismo es una de las pocas religiones que basa la naturaleza del hombre en el libre albedrío. Este razonamiento está tan enraizado en nuestra mente que un mundo donde no puedes elegir entre bien y el mal no es humano. Quizá este razonamiento nos hace un poco flojos a ojos de  los paganos, pero puedo elegir ver al Papa y no pagar por ello. La Iglesia, como intermediario, también da flexibilidad en la interpretación del caso particular de las acciones de los hombres.

La alternativa es seguir realmente los mandatos directos de Dios.

Pascal tenía razón. ¿Y si sí existe? Pues más vale saber que no saber. La elección es personal. Aunque en Quen Pompó iremos a ver al Papa, también tenemos un altar a Cthulhu por si las dudas. Eso de criticar la religión es taaaan siglo XIX.

El renacer de los antiguos se acerca…

Además opino que hay que respetar los Acuerdos de San Andrés, liberar a todos los zapatistas presos, derruir el Costco-CM del Casino de la Selva, esclarecer los crímenes de las asesinadas de Juárez, sacar a la Minera San Xavier del Cerro de San Pedro, liberar a todos los presos de la APPO, hacerle juicio político a Ulises Ruiz y cambiar la estrategia de seguridad. –No nos cae bien Sicilia–

Deja un comentario