Menú

Quen Pompó

Humor para gente que piensa

Por qué un apocalipsis zombie no sería el fin (sino un nuevo negocio para QP)

En QP hemos visto the Walking Dead y nos hace tanta gracia ver tantas oportunidades de negocio desperdiciadas. Desde los teólogos del equipo que buscan dar sentido a la resurrección no autorizada de seres humanos; hasta nuestros cocineros, que han pensado en un sustituto de soya para la carne humana, eso de los zombies parece una muy buena idea. Si pudiéramos ordenar un cargamento de ellos, ya estarían escribiendo con similar calidad  a la de nuestros escritores vivos.

Los zombies no pueden reproducirse. Carecen de libido, buena apariencia y regeneración celular. Tras alcanzar una masa crítica, serían discriminados y el contagio sería rechazado y mal visto por las familias de los zombificados. ¿Qué futuro tiene un muerto? ¿Por qué convertirse en uno?

Pro-life: Contra los gays, el aborto y la reanimación diabólica de los pecadores

Los fresas los verían como un grupo social necesitado. La definición de atacar a los zombies es facciosa, no es un problema de seguridad, sino de salud pública.  Es claro que los zombies tienen algunos derechos humanos todavía y en Estado falla en garantizarlos. Si la igualdad no puede alcanzarse en vida, más vale alcanzarla en muerte. Tema aparte, es que no son nada ecofriendly, ya podrían estar sirviendo de composta en lugar de generar dióxido de carbono.

Un problema público ignorado por los muchos

El mercado siempre gana. Compañías farmacéuticas venderían  un sinfín de tratamientos para esta población olvidada; compañías que rentan outsourcing de trabajo manual les permitirían ganar un sueldo y ofrecer trabajo a un menor salario que el de los vivos. Imaginen lo que pagarían sus parientes por  la creación de un retiro donde sus zombies queridos puedan pasear sin tenerlos en casa. En una forma más ilegal, también es posible utilizarlos como sicarios baratísimos.

Esos oficios tienen que estar listos para las 7 pm.

Los políticos también ganan. La idea de legislar sobre los muertos puede darles derecho a voto, la obligación de pagar impuestos, acarrearlos a grupos y partidos políticos. Los zombies no tienen suficiente inteligencia para competir por cargos públicos contra nuestros muy malvados políticos. En cambio, si  un partido reanimase a Lázaro Cárdenas, probablemente  ganaría, pero sería impugnado por buscar la reelección.

También necesitan estar representados.

 

Deja un comentario