Menú

Quen Pompó

Humor para gente que piensa

Cosas que no se deben decir

Hace poco iba caminando por las calles del centro, gritando guarradas a las señoritas que pasaban por ahí. No estaban tan guapas, pero bueno, no estamos para estar de exigentes. Yo les decías cosas hermosas como: “Apachurrrrrroooooo” o “Arrrrrrozzzzzz”. Además, ponía cara de depravado como sólo el Falso Profeta pudo entender. Imagínense que ponía unas caras parecidas a las de los siguientes animales:

Y por supuesto, la mejor, la más parecida a la cara que ponía frente a las ciudadanas beldades en el centro:

De pronto, se me acercaron unos policías y me dijeron que qué me creía. Que si no sabía que ya estaban penadas las miradas lascivas. Yo les dije a los polis que no eran miradas lascivas, que yo siempre había sido un poco bizco.

– ¿Y por qué sacaba la lengua entonces?- me preguntaron.

– Bueno, andaba algo enchilado. – respuesta que definitivamente no fue la correcta, porque empezaron a hablar por sus walkie talkies y me remitieron a el juzgado cívico de Pino Suárez. Uno de esos hoyos de inmundicia y corrupción de los que uno espera encontrar en la burocracia del Distrito Federal.

Allí me atendió una mujer con bigote que me vio con profundo asco al ver que yo era un sospechoso del delito terrible de miradas lascivas. Para no hacerla larga, me sermoneó largamente sobre cuál debería ser el papel de un hombre en la sociedad contemporánea y que para que una mujer se desarrolle plenamente, debe vivir en un entorno libre de miradas lascivas. Estupideces así. Seguro vive sola con dos gatos.

Yo le insistí: “Es que soy un poco bizo y por eso las mujeres piensan que veo sus glándulas mamarias. No es mi culpa.”  La burócrata no me creyó y me mandó a pagar una multa administrativa que me dejó sin lana para la semana. Mientras iba a la caja en el juzgado cívico a pagar mi osadía de mirar lascivamente a las mujeres, me encontré un armario lleno de tiliches olvidados por el tiempo. Había muchos carteles rechazados para manifestaciones políticas, motivo de este artículo. Les dejo algunos de los más interesantes.

Comentarios

Aron Aladez dice:

No al Tibet!

ke pedo! jajaja… es basada en hechos reales?

antoooo dice:

jajaaj q fome las fotos pero igual risaa

Deja un comentario