Menú

Quen Pompó

Humor para gente que piensa

Cosas que le gustan a los fresas: restaurantes italianos

Los fresas nos han enseñado dos cosas: les gusta ser presuntuosos y no les gusta esforzarse. Estas dos características conducen necesariamente a comportamientos altamente cuestionables. A continuación presentamos uno de estos extraños y reprobables comportamientos:

A los fresas les gusta el mundo europeo, y una de las cosas que más distrutan es comer comida no nacional. No es que cualquier comida internacional sea preferida sobre la nacional. Por ejemplo, no comen comida china ni hondureña, y tampoco comida rusa. En cambio, prefieren un tipo de comida que les da la oportunidad de ser presuntuosos sin necesidad de estudiar ni esforzarse mucho: la comida italiana. El gusto es mayor por los restaurantes italianos que escriben su menú en italiano.

Un fresa piensa: “Quiero que todos piensen que soy un hombre/mujer de mundo y que sé cosas súper fashion como un idioma que no muchos hablan en México”. Por supuesto, un fresa no pasará años tomando clases en las noches, los fines de semana o en cualquier horario que les quite su valioso tiempo, el cual aprovechan escuchando los chismes de sus amiguis. Por eso escogen comer en restaurantes que sirven comida con nombres muy similares al español, pero que no requieren esfuerzo para saber a qué se refieren las palabras en italiano.

“Este pollo al forno está muy ricco

Los fresas se sienten soñados en la Condesa leyendo el italiano en voz alta como todos unos expertos, sin ni siquera saber el origen romance de ese idioma. “Pollo con salsa di formaggio“, “Pasta a base di spezie“. Ya quisiéramos ver a un fresa leyendo el menú tradicional en ruso o alemán con tanta felicidad y presunción.

Por supuesto todo esto no es un secreto, y los restauranteros saben que pueden cobrar precios exorbitantes para que un fresa se sienta internacional y políglota. Por eso pueden cobrar 100 pesos por una pasta grasosa y mal cocinada de 2 pesos. La mayoría de la comida “italiana” que se vende en la Condesa es muy fácil de preparar, y en realidad los cocineros sólo son fresas que supieron calentar una pasta y contratar a una persona que hiciera sus menús “internacionales” en italiano.

El nombre del platillo lo es todo. Puede ser una sarnosa lechuga, pero se llamará “insalata” y los fresas la amarán. Mientras más elaborado sea el nombre, resultará más apetecible: carne avariata con escrementi di pecora (carne podrida con excremento de borrego), lattuga e pomodoro marcio e funghi (lechuga y tomate podridos y con hongos).

“Wow, o sea, este piatto con pomodori e cose raffermo (plato con tomate y cosas rancias) se ve delicioso”

Y por supuesto, todos los restaurantes italianos tienen ritos ridículos que los hacen “súper internacionales”. La costumbre de espolvorear el queso (o cospargete di formaggio) no es nada especial, pero a los fresas les encanta. También el hecho de que se diga que la comida tiene especias (con aceto e spezie) hace que los fresas piensen que es de gran calidad, aunque sólo se trate de orégano y cilantro.

Comentarios

Kukito dice:

O sea, es súper padre cuando en tu cumple llegan y t cantan “tanti auguri”, porque tipo las mañanitas, o sea que oso goeeey!

Deja un comentario