Menú

Quen Pompó

Humor para gente que piensa

The Dark Knight Rises, según QP

Batman: hipster, mirrey,  yuppie o todas las anteriores.

Ver la película de The Dark Knight Rises me ha dado una nueva perspectiva de Batman, ha sido, toda una revelación. Ahora he comprendido que el personaje de Batman no busca venganza, ni  justicia y tiene de oscuro lo que yo tengo de decencia.

No es que haya estado esperando grandes cosas de una película gringa taquillera, de hecho debo decir que tiene lo que todo buen filme dominguero de superhéroes debe tener: gente bonita, despliegue de efectos especiales, abundantes escenas de acción; y si soy completamente honesta tiene además una excelente banda sonora y cuenta con grandes actuaciones. Sin embargo la historia se parece a Bruce Wayne: está coja y le falta cartílago.

Bueno, tampoco creo que él sepa qué busca

Desde el inicio  de esta saga al personaje de Batman le faltó oscuridad. En “Batman Begins” por culpa de un berrinche infantil, la familia Wayne se pone en una situación de peligro que culmina con la muerte de los padres de Bruce, y ¿cuál es la reacción del pequeño heredero  Wayne? Se vuelve aún más berrinchudo, despilfarrando el dinero de sus padres, yéndose de gira artística para “encontrarse a sí mismo” buscando florecitas y probando drogas exóticas en el Tíbet.   Y claro, pasando hambre para entender “a los que menos tienen” en fin, Bruce está en su etapa hipster, ¡Qué ternura!  Claro, después  se aburre de la escasez auto-impuesta y regresa a ciudad Gótica a salir con súper modelos… ¡No! No vayan a creer que por gusto, lo hace para disimular que quiere salvar a la gente, pero ¿De quién los quiere salvar? ¡De ellos mismos! Él sí sabe lo que la prole necesita.   Y como siempre los millonarios aburridos se vuelven políticos y resulta que “van a acabar con la corrupción” siempre y cuando no estén de viaje por Europa…

En Tibet, Batman aprendió que sólo es posible ayudar a los pobres, al medio ambiente y alcanzar la iluminación con juguetes tipo Mac y artes marciales

Después viene la segunda parte: “The Dark Knight”; con la nueva Rachel, bastante más mosca muerta y menos atractiva que la primera, lo que tengo que decir que es un acierto, ya que la calidad de mustia es una característica básica para ser novia de un superhéroe. Y vemos a Bruce Wayne en su etapa de Mirrey, enamorado de la única chica en ciudad Gótica, y quizá en el mundo alternativo donde existe esta ciudad,  que no puede tener; porque como buena chica mustia, se va con la opción más cómoda diciendo que es por “amor”. Bruce sufre como un buen millonario sabe: gozando de viajes, yates, súper modelos y como pasatiempo combate el “mal”.  Lo mejor de esta segunda parte es el personaje del Guasón: un tipo trastornado y poco convencional, sin duda, uno de los villanos más importantes de los últimos tiempos, que logra sacar de sus casillas al buen Batman quien finalmente se aburre de estar salvando a las personitas y decide “sacrificarse” . Su pasatiempo de jugar con armas y vehículos militares ya no le es atractivo porque ya nunca podrá estar con la chica con la nunca ha estado ni tenía oportunidad de estar. Otra vez nos damos cuenta que este junior sabe que la gente es tonta y no puede manejar la verdad y sólo por eso se sacrifica y se regala un buen merecido descanso de salvar a la ciudadanía.  En esta nueva etapa sigue siendo un Batman bastante soso, aunque debo confesar que de las tres películas esta es la que tiene más coherencia y fuerza en la historia y en mi humilde opinión debió ser la última.

Una decisión de producción compleja fue bajar la sensualidad de la actriz para aumentar la profundidad moral del villano

Y ahora sí, podemos ir con la última parte de la trilogía. Batman se regala ocho añitos de descanso. Vemos aun Bruce Wayne demacrado y desesperanzado, la ciudad Gótica está en peligro por un villano que tiene voz de disco de Gloria Trevi tocado al revés. Sin embargo, es el único villano que le rompió la espalda a Batman mostrándole su superioridad física en una pelea digna de ovación. Este villano es fuerte, inteligente y muy oscuro, además tiene un afán revolucionario innegable. Irónicamente su mayor arma, con la que pretende destruir ciudad Gótica, es un reactor nuclear que fue fabricado en las empresas Wayne. A ver si entendí: Bruce Wayne no sabía que ese reactor nuclear podría ser usado como un arma peligrosa (quizá la palabra “nuclear” no significa nada para él) y entonces tiene que volver a ser Batman para salvar a la ciudad de un arma que: ¡Él mismo construyó! O sea, que si no hubiera sido por él la ciudad no hubiera estado en peligro de ser destruida. Pero en fin, en esta entrega vemos a un Batman que renace de entre las cenizas y con ayuda de Gatúbela, interpretada por Anne Hathaway; revela secretos, salva personas y encuentra el amor; ¡qué romántico! Pero esperen… esa expresión uno esperaría utilizarla después de ver “Diarios de una pasión”, no después de ver “The dark knight rises”. Resulta que finalmente los malos no son tan malos: Gatúbela es Robin Hood moderno en busca del amor, Bane no es una mente maestra sino es sólo un títere de una chica guapa y Batman: el caballero solitario, oscuro y que busca venganza; lo que quiere es casarse y tener hijitos, ¡Ay qué lindo! Ya Bruce está ruco y cojo, así que se busca una chica pobre pero muy joven y bonita para casarse e irse a vivir a Europa, (en fin, ya sus papás no lo pueden desheredar) ¿Y la prole? ¡Que se salve sola! Él ya está vistiendo a su noviecita de Prada  y recorren el viejo continente en Vespas.

Batman: The Dark Knight Rises… in Torino

Comentarios

Te doy toda la razón menos con Bane… asco de villano

Sofia Martínez dice:

En mi opinión creo que esta cinta no es mejor que The Dark Knight, pero está a la altura y creo que eso es más que suficiente. El Caballero de la Noche es un película estupenda, es un ejercicio cinematográfico realizado de manera excelente y que cierra una de las mejores trilogías de los últimos 30 años. Seas o no fan del personaje, estoy seguro que la cinta te dejará pensando por días en alguno de sus detalles. Es muy recomendable.

Deja un comentario