Menú

Quen Pompó

Humor para gente que piensa

Esta es nuestra policía… ya qué más nos queda

En Quen Pompó nos burlamos de muchas cosas. No tomamos casi nada en serio, excepto al Pachas y a los que nos traen las tortas en las mañanas. Pero hoy ví algo que me me enojó bastante y ante lo cual no puedo dejar de opinar.

En México nuestros policías nunca han sido reconocidos por su honestidad, ni por su eficiencia, ni por su buena dicción, ni por su cultura cívica, ni por su belleza física, ni por cualquier otra característica rescatable.

Bueno, al menos saben sus pasitos de baile…

Ya he comentado antes que el gobierno mexicano debería ponerse las pilas para reaccionar ante la crisis de la guerra contra el narco. No digo que no esté haciendo nada, pero parece que no ha encontrado todavía la fórmula exacta para que la fuerza pública (incluyendo al ejército) pueda actuar realmente contra los grupos de la delincuencia organizada.

Más o menos así es nuestra policía, excepto que Gorgori al menos tiene uniforme completo.

El problema con la fuerza pública es que no es autónoma y por lo tanto no puede ser eficiente en un país dominado por grupos políticos poco menos que estúpidos. Todo debe ser aprobado desde los altos niveles por gente que no tiene la menor idea de lo que está leyendo. Pero tiene el poder para decidir si pasa o no, y por lo tanto su firma es la pieza clave para conseguir el papel de baño de la policía en San Totoluco el Chico.

El papel de baño es lo de menos (bueno, excepto en el caso de Juan Trancos). Lo principal es fortalecer realmente a las instituciones con manuales internos, procedimientos de coordinación, reglamentación clara, organismos reguladores, consejos de participación ciudadana, organismos de transparencia, etc. Si esto no se logra, continuará sucediendo lo que este video muestra: prepotencia e impunidad en los organismos de seguridad pública.

Yo me pregunto qué hubiera sucedido si los bullies no hubieran sido policías federales sino elementos del ejército. ¿En ese caso quién los hubiera detenido? ¿Gokú? ¿El Capitán Planeta?

¿Acaso el FUA nos auxiliaría?

Parece poco experanzador el escenario de México, pero tal vez ese sea nuestro destino. En El laberinto de la soledad, Octavio Paz describe perfectamente la inferioridad que siente el mexicano, y las ansias de poder que tiene. El mexicano abusará de su poder para sentir aunque sea un poquito de superioridad, ya sea un burócrata haciendo esperar a la gente en la fila, un chofer de camión pasándoseel alto, algún wey de la Condesa, un narco con AK-47, un policía con AR-15, un militar con una Mendoza RM100. Incluso el barrendero de tu esquina hará todo lo posible por hacerte sentir inferior.

“Ire, yo aquí soy la ley y yo decido si el turno que sigue es el suyo o el de mi compadre, así que no se me alebreste seño”

¿Qué hacer al respecto? Un buen inicio creo que es susrcibirse al canal de Youtube “Manos sin rostro” para estar al tanto de qué sucede con los organismos de seguridad. Un segundo paso es, una recomencaión para los que lean esto, dejar de lado la prepotencia y los sentimientos de superioridad e inferioridad. Un tercer paso es exigir a nuestras autoridades que hagan su trabajo como se debe y que se dejen de idioteces y acusaciones mutuas: si algo no sale bien, resuélvelo en lugar de buscar a un chivo expiatorio (en Quen Pompó también ya estamos hasta la madre, pero como es una marca registrada de Javier Sicilia, no podemos usar el slogan). Por último, compra tu taza Quen Pompó.

Comentarios

Mirtha dice:

Ven es exactamente a lo que me refiero, Nuestra policía si tiene muchas deficiencias, no niego que hay muchos policías honestos y que se ganen la vida haciendo su trabajo, pero urgen políticas para preparar más a los policías. Yo creo que si existen propuestas a las que valdría la pena hacer caso. Hay que atacar el problema de raíz. http://www.alguienteniaquedecirlo.mx

el naquete dice:

Mirtha como la gran paraguaya Mirtha Sosa.

Deja un comentario