Menú

Quen Pompó

Humor para gente que piensa

Cine: Biutiful

[Esta reseña está basada en una plática que sostuve con el Conejo Blas]

Biutiful es una de las nominadas al óscar de película extranjera y en Quen Pompó sentimos la necesidad irresistible de reseñarla. Antes que nada, debemos recordarles nuestra postura oficial acerca de este tipo de películas, que a pesar de ser mexicana, tiene todas las características de película europea. Sólo a un fresa se le pudo ocurrir una película mexicana de pobres en Europa.

El caso es que en Biutiful sucede precisamente lo que esperaríamos de una película europeizante: nada. La película es lenta, más lenta que Fox. (Chiste. Aplauda, por favor.) A través de larguísimos minutos, el filme describe cómo un cuate sufre todo: desamor, cáncer, muerte, tristeza, etc.

A alguien ya se le había ocurrido. Y no sacó el Oscar.

Desde el punto de vista de un mexicano, los protagonistas viven mal por cochinos y flojos, pero tienen el dinero suficiente para vivir bien. El problema de que acumulan basura en su casa, crean en brujerías, y tengan papel tapiz de los 70s es por puro gusto, pues en realidad viven bien; muy probablemente con un ingreso mayor que nosotros cuando estudiantes.

Viendo críticamente la película, la situación no es tan mala. Esos españoletes seguro califican para un sinnúmero de programas pobretológicos como guarderías y apoyos a la alimentación, programas que en España dan mucho más pasta que en México.

Españolas en situación de calle con sus vales de despensa

En realidad no es una película tan fuerte, sólo es un tour por la vida de los pobres con historias particulares de migrantes que tuvieron muy mala suerte. Es como las canciones rancheras mexicanas que se regodean en el dolor que uno siente, una canción que canta sobre una familia disfuncional que colecciona basura. La verdad, tenían un baño bien puerco que bien pudieron limpiar, gusto por usar la ropa entre 3 y 10 veces antes de lavarla, una cocina bien sucia, un niño que se hacía pipi y mal gusto para combinarse.

Una abuela diría “Bola de holgazanes, ¿¡por qué no hacen la limpieza!? ¿¿por qué no se bañan y peinan?? Mira nada más esas melenas sucias y descuidadas.” Además, esos niños están muy mal educados. Deberían llegar y decir “mami, ya llegué de la escuela, ¿cómo estás? ¿te ayudo en la cocina?” Y para colmo, estaban drogados: el papá les servía avena y los niños veían no-sé-qué-comidas.

Alguien debería de limpiar un poco

Lo que definitivamente estuvo de sobra en esa película fueron los chinos. Si hubieran eliminado esa parte de la historia, la película hubiera tenido una duración apropiada (y hubiera pasado de “somnífera” a “palomera” en nuestra clasificación). ¿Qué necesidad tenemos de ver homosexualidad oriental vía besos de lengua en una película que habla de miseria humana?

Aunque Fon PP considera que esa fue la mejor parte de la película

Ellos viven sucios porque quieren. ¿Cuántos migrantes mexicanos no viven hacinados en departamentitos? Pero eso sí, son limpios y aunque tengan 3 mudas de ropa, las lavan, se duchan diario y limpian su sitio. Básicamente, si toda la historia hubiera estado limpia y la gente limpia, podría ser una secuencia de La Rosa de Guadalupe. Hay cosas más bravas en cualquier noticiero o periódico mexicano… sería más fuerte si hubieran juntado todas las ediciones de El Metro o La Prensa de una semana.

Finalmente, se debe añadir que esos chinos fueron medio tontos. Si huele a gas y no está calentando, entonces probablemente está saliéndose el gas. Migrantes duranguenses en Chicago habrían llevado sus zarapes y se hubieran aguantado el frío o usado doble o triple o cuadruple zarape. Además… en Barcelona la temperatura no es más baja que una madrugada chilanga de invierno.

Quen Pompó califica:

Minutos que duré antes de dormirme: 10

Explosiones: 1

Escenas cachondas: Ugh

Promedio: 4.5

Comentarios

Zorro dice:

Yo hubiera agregado a Zeferino Gómez a la película. Imagínenlo sacarse las uñas enterradas con las patas sobre la mesa mientras los niños degustan su avena.

Buen artículo, Chaponés.

[…] equipo de Quen Pompó, unos snobs del arte, esperabamos con ansias que ganase Biutiful. Aunque lo reseñamos como producto de un fresa mexicano al que se le ocurrió hacer una película […]

Deja un comentario