Menú

Quen Pompó

Humor para gente que piensa

En busca de FonPP

Fopp ¡te extrañamos! Estuve muy preocupada.

Ya no aguantaba los malos chistes de Zeferino ni las ñereces de la Macho, así que como la directora del Club de Fans de Fonpp, hice una reunión con todos tus fans (2 personas acarreadas) y organicé un equipo de rescate.  Zeferino decidió posponer un par de semanas la compra de un yate y nos dio un generoso presupuesto proveniente de los ingresos de la publicidad en Quen Pompó.

Decidimos comenzar por los mejores antros de la ciudad (obvio los gastos corrieron a cuenta de quenpompó, ahora que ya les paga el PRI tienen mucha lana)  pero no tuvimos mucho éxito.

Inmediatamente supimos que no te íbamos a encontrar ahí

Zeferino nos sugirió otros lugares posibles donde encontrarte: una convención de geeks, la iglesia de la cienciología o La Ciudad de los Niños (no sabemos por qué esta última).  Al no encontrarte en esos lugares, empezamos a desesperar y en la búsqueda nos unimos al Quadri. Pensamos que su camioneta nos sería de gran ayuda pero dentro de ella estaba la maestra. ¿Tú crees? Descubrimos que tiene lengua bífida y que desayuna piernitas de bebé. El caso es que no le caímos bien a esa señora y nos corrieron amablemente a punta de pistola.

De verdad que nos da miedo la ñora

Nos quedamos en la calle, sin dinero y casi sin esperanzas… cuando de repente a la distancia vimos una luz. Era el reflejo del copete de Peña Nieto! que se acercaba con una turba de acarreados. Justo en medio, ahí te vimos, pillín. Te cachamos. Estás en la campaña de Peña Nieto.
Qué asssssssco
Te queremos un poco menos, pero aún lo hacemos sobretodo por los billetes y despensas que nos diste.
Luego  de verte  entre la multitud con tu copete de plástico y tu playera roja supimos que estarías en buenas manos. Welcome back.

Comentarios

fonpp dice:

Estimada Lobita,
Gracias por buscarme tanto. Gracias por preocuparte por mí. Estuve en un viaje interior para encontrar mi propia ideología. Fui con AMLO a su campaña del amor, pero de un momento al otro todo se volvió de nuevo una teóría del complot y no soporté tanto berrinche y pataleo del candidato/forever alone. También me uní a Josefina. Pero está rodeada de gente fresita y me dio un poco de huevita eso de tener que usar D&G y marcas caras para repartir volantes en la calle. En mi confusión, me topé con un amable señor que me dio una despensa, una gorra, una playera, una bandera, una corneta, unos tenis, un cuaderno, una torta y una lobotomía. Todo tenía la marca de Peña Nieto. Desde los productos de Disney, nunca había visto un logo en tantos lugares. Me uní a su campaña y ahora soy feliz. Únanse.
A ti te puedo dar la secretaría de ecología. Sólo hay que repartir un poquito de los ingresos, pero prácticamente no es nada.

Deja un comentario