Menú

Quen Pompó

Humor para gente que piensa

Cosas que le gustan a los fresas: las ONGs

En algún momento de la vida del fresa llega el remordimiento (justificado) de su riqueza. El fresa se da cuenta de que su papá creó una gran empresa o logró un puesto ejecutivo a fuerza de noches sin dormir trabajando, estudio y esfuerzo de años. Y que hay mucha gente que no disfruta el mismo auto en el cumpleaños o los viajes a El Paso de compras que uno tiene.

large_shopping_b (1)

Antes de que llegue el remordimiento

Ante esta situación, el fresa, en lugar de trabajar y estudiar para estar a la altura de este privilegio, buscará una forma de “ayudar a la sociedad”. Por supuesto, eso no implica dedicarle más tiempo a tu abuelo, responderle con cortesía a sus padres o dar abrigos en invierno a la gente de la calle. No. El fresa buscará la causa más irrelevante y fuera de contexto que pueda encontrar. Por ejemplo, liberar al Tíbet, los derechos de los animales o el comercio justo. Después de esto, buscará a la ONG (Organización no Gubernamental) más cercana que defienda esta causa y buscará participar (creanme, hay ong’s dedicadas incluso a fomentar la participación). Los integrantes de la ONG, generalmente gente capaz y no fresa, accederán a regañadientes a aceptar al fresa por sus papás y no tanto por su utilidad a la causa.

el_tramite_mas_inutil_screen Gracias, pero ya vete

A los fresas les gustan las ONG por varias razones:

  • Si se afilian a una, pegarán calcomanías de la ONG y platicarán con sus amiguis de la Condesa cuán importante es la causa que persiguen. Los problemas llegarán porque el fresa no sabe hacer nada. Nada. Sus compañeros, más lúcidos, tratarán de ser corteses, pero entre burlas indirectas y desprecio oculto tratarán de apartar al fresa, para que no estorbe.

Pero a veces, resultan grandes empresarios

  • Si trabajan en una, les da una sensación de autorrealización comparable con un viaje a Europa para “encontrarse a sí mismos”. La causa de esta sensación tan fuerte es que pueden jactarse con amigos y familiares que “están ayudando a la sociedad” y no sólo ganando dinero (ya saben, eso de crear trabajos y prosperidad), como le gusta a los nacos.

La cosa podría terminar así

  • Si dan dinero a una, se sentirán bien consigo mismos, pero pasarán horas platicando con sus allegados sobre lo “mucho que les habría gustado hacer más” por X causa, no sólo dar dinero.

Ni modo, solo pude dar esto

Al final del día, el Tíbet seguirá siendo chino y los perros seguirán importando poco a la gente que tiene mayores preocupaciones (como comer al siguiente día), pero el fresa tendrá un momento de autorrealización con las ONGs, un momento que será valiosísimo para su vida futura. Según el fresa…

Deja un comentario