Menú

Quen Pompó

Humor para gente que piensa

Guía del ligador flojo 2: Las feministas

Ante una feminista, el problema del amor de cualquier lector de QP se convierte en un dilema ético. La pregunta central es: ¿cómo ligar con una persona que cree que debes resarcir injusticias históricas? Dentro de esta pregunta, el ligador flojo debe pensar resolver algunas metas intermedias: ¿cómo hacerlo conservando algo de autoestima y con la mínima preocupación posible por estos problemas? Sin embargo, las feministas son un blanco realmente fácil para el ligador flojo.


1. Apelar a tácticas exclusivamente corporales. El sabio lector de QP se verá en desventaja discursiva frente a los argumentos no falsables del feminismo. Estas damas se han especializado en la parte intelectual, convirtiéndose en seres físicamente vulnerables tal y como sucede con los geeks. Es decir, usan ropa mal combinada, maquillaje aplicado llaneramente y peinados básicos. Por lo tanto, es fácil caer ante un reguetón, pues no son la elección del macho alfa de la manada. Es posible que baste con sólo un abrazo a estos seres poco queridos en la sociedad.

¡Incluso descuidando los atributos evolutivos básicos!

2. Lleva recomendación cinematográfica apropiada y atole para verla. Debes conocer la lista de filmes feministas más apropiados y sugerirlos inmediatamente. Persepolis, Erin Brockovich; Comer, Rezar y Amar. Cómpralos todos en pirata y posterga su reproducción ante cualquier excusa. Pero sobretodo mantén la imagen de ser amable, pero no comprometido con el movimiento. Convierte el entretenimiento en un argumento de género.

Reivindicación de tanto mal

3. Busca el regaño. La mejor forma de lidiar con lo inevitable es provocándolo. El machismo en pequeñas dosis anima la respuesta de la pareja cuando el ligador flojo no quiere iniciar una conversación o preocuparse por los problemas reales de la dama. De todos modos las conversaciones entre ustedes dos girarán en torno a cuán mal hombre eres.

Un chef puede hacerlo todo, pero cocinar es para lo que las esposas están hechas

4. Ella no va invitar. Sugiere en forma de broma, pero con la intención de realizar profecías auto cumplidas, que ella debería invitar la cena. El speech feminista estándar postula que ellas están muy empoderadas y que es la oportunidad de que ella lleve las riendas de la relación. Ante cualquier duda o argumento, puedes responder con una frase que la va a desarmar: “¿O qué? ¿Acaso no crees en tus ideales?”.

Es probable que no alcances a conseguir el 100% del precio de la cena, pero con una combinación de esta broma y el machista pago masculino, puedes conseguir entre 30% y 50% de la salida. Si ya aguantaste todos los regaños, a la hora de pagar es donde más provecho puedes sacar de la feminista como ligador flojo.


Todo está bien en la imágen, salvo que ella no es la feminista

5. Acepta el cambio. En realidad, enclenque lector, creo que coincidimos en que el feminismo ha llegado muy lejos. El vaso se desbordó cuando las mujeres consiguieron el voto. Después de eso ha sido caer y caer más. Pero recuerda, aunque lo pienses, no significa que tengas que decirlo.

Ahora, debes recordar que la feminista sólo quiere una cosa: poder. Ella quisiera ser el hombre de paja que ha construido alrededor del género masculino, ella quisiera dominar y tener un animalito doméstico que funge de esclavo sexual. ¿Por qué no serlo? ¿Por qué trabajar?

Novio feminista justo antes de ser raptado por la CIA para combatir a los Nazis

Por estos motivos, sigue las siguientes máximas para poder vivir con tu feminista:

Dejaos llevar por las ideas del progreso.
Deja que ella provea
Deja que ella resuelva tus problemas

En resumen, las feministas son un blanco aceptable para el ligador flojo porque puede reducir la carga financiera, son predecibles y te permiten desconectarte de las responsabilidades en este mundo.

Deja un comentario