Menú

Quen Pompó

Humor para gente que piensa

Rumbo a 2012: QP explica las encuestas

Mucha gente cree que es lo suficientemente lista para interpretar una encuesta (o usar facebook), no es que en QP seamos muy listos, pero decidimos leer antes de saber qué es una encuesta. Sabemos que el voto individual no importa y que nadie nos promete políticas geek. Es por eso que te explicamos cómo debes usar una encuesta y qué ver en ella.

Una muestra de una población en un momento en el tiempo. Encuestar a todos es imposible, mucho menos a la “gente”, por ello las casas encuestadoras seleccionan “aleatoriamente” a una población. Aunque existen criterios para la selección, los encuestadores no pueden preveer la composición social de esta muestra y eso quizá no importe. Con información y tiempo limitados estas organizaciones preguntan ¿cual de los tres te gusta? para producir un resultado aproximado. Mucha gente cree que ese estado de las cosas refleja la voluntad popular o la decición definitiva, pero es imposible. 

Ya ganamos, a dormir (2006).

Mi candidato es más preferido que el tuyo. El resultado de una encuesta llega a ofender a algunas personas que creen saber mejor que esta “la opinión de la gente”. Eso es probable, pero aún así los resultados no pueden ser ignorados, si varias encuestas concluyen sistematicamente que alguién gana  muy seguramente la mayor parte de los votantes votarán así.  Esto es obvio y permite hacer la inferencia básica para utilizar una encuesta. Los partidos políticos las utilizan para informar sus estrategias y saber si están funcionando. Pero un individuo aislado no utilizar mucho la información de una encuesta porque no puede mover variables electorales más que su voto.

La empresa, y no el gato, es quién  deriva consejos útiles de los datos

Comportamiento estratégico de los votantes. ¿Qué hacer con una encuesta? Independientemente de su producción, una encuesta nos aporta información y la información altera las decisiones. Puede que tu candidato este perdiendo en ella. La reacción de un mexicano promedio al respecto es decir “que está trucada, es un honor estar con el mejor”, pero quizás alguien más racional vea este descenso en la popularidad como una alerta y actué en consecuencia para tratar  de contrarrestarlo en vez de lloriquear o echarse a dormir, si va ganando.

Votante mediano e individio representativo

Votar como veleta. Un problema al que se enfrenta quién ve una encuesta es que sólo ve un momento en el tiempo y asume que los demás se comportarán así hasta el día de la elección. Pero la gente cambia de preferencias  y el voto duro es un cuento del siglo XIX. No hay traidores ni leales entre votantes. El segundo más preferido puede ganar los votos del tercer lugar si la gente piensa que “no hay escenario peor que si gana el más preferido, votaré por el segundo, pues votar por el tercero es tirar mi voto a la basura” Así le pasó a Fox.

Lo que sea menos lo de siempre (2000)

El voto de verdad vs. preferencias de los votantes. Las elecciones son una actividad regulada en la que participan más personas que durante una encuesta.  El día de las elecciones todo puede ocurrir. Si llueve, los fresas no se mojarán; los indecisos tirarán su voto, votarán por el segundo mejor o por el mejor para hacer más evidente su triunfo. Los campesinos serán arreados en masa a votar y las corporaciones de taxistas también  (ellos no suelen ser encuestados).  Así también, hay menos incentivos a decir lo que sea en una encuesta que a votar ya en el papel.

Probablemente no capturados por una encuesta

Comentarios

fonpp dice:

¿Y crees que tu “título” de doctor te permite escribir estas cosas? El presidente legítimo ganó y tú lo sabes. ¿Eres parte del complot?

Juan Trancos Garcia dice:

Jaja es claro que el Yunque y las mafias de la Plaza de la Computación me están pagando.

Daniel dice:

Amé tu respuesta!!!! jajajajajajajajaja

Deja un comentario