Menú

Quen Pompó

Humor para gente que piensa

Once tipos de activistas políticos molestos

1. Los hijos de papi

Generalmente sienten mala conciencia por una riqueza que ellos no crearon y que no saben cómo gastar. (O mantener, ya no se diga aumentar, pues si no hay un elemento más inteligente en la familia, todo el esfuerzo de la generación pasada se irá por el caño.) No entienden la diferencia entre “situación privilegiada económicamente” y “situación privilegiada moralmente” y buscan predicar al mundo sus valores, todo desde sus Macs y reuniones en Starbucks. No tienen una ideología clara, pero apoyan todas las causas. Sn vegetarianos, tántricos, anticonsumistas, socialistas, demócratas, liberales, ecologistas, protectores de animales, de derechos humanos, la lista es interminable. Piensan que Obama es un rayo de esperanza en este mundo, y lo peor, piensan que toda opinión es valiosa por sí misma.  Les vendría bien leer más o un buen baño de realidad, si es que lo soportan.

¿Por qué son molestos? Sólo para la gente que sí hace algo de verdad… vician el aire, gastan dinero en proyectos destinados al fracaso, son malos administradores, no son buenos líderes y son eternamente ingenuos. Cuando visitan comunidades pobres, terminan siendo una diversión para los pobladores.
Factor molestia:
4 de 10
Leyeron: Tal vez a Jeffrey Sachs, peroya no leen desde que compraron su Ipod versión Bono.
Posibilidades de “hacer un cambio”:
4% y disminuyendo, que es el nivel de votación del Partido Social Demócrata.
Versión evolucionada: Demócratas estadounidenses

ba_karen030mac
Cambiando el mundo desde Starbucks

2. El “verde”

Este sujeto reduce todo a querer conservar el planeta. A pesar de que hipócritamente no se ha ido a la montaña a llevar una existencia de cero emisiones y completa sostenibilidad, se le reconoce ser vegetariano o conmoverse con la matanza de focas. No suele entender que en este mundo a la gente le interesa tener una vida mejor que en la edad media, y el precio de todo ello es un poco de contaminación. O que cada vez hay mejores métodos de combatir la contaminación. Aún así, es inocuo, bien leído, una persona sencilla, que es capaz de regalarte libros y videos de cosas naturales, o, es mejor, de invitarte a un paseo a algún lugar hermoso.

¿Por qué son molestos? No son molestos, sólo dan un poco de pena ajena cuando no se han dado cuenta de que cumplir su agenda económica y política sería regresar al paleolítico.
Factor molestia:
1 de 10
Leyeron:Varias cosas, pero principalmente sus libros de biología.
Posibilidades de “hacer un cambio”:
10%, el nivel de votación del Partido Verde, aunque en el paquete también incluirán pena de muerte, voucheres escolares y otras cosas que ni ellos mismos sospechaban o quieren.
Versión evolucionada:
Al Gore.

treehugger
La humanidad es tan mala y destructiva

3. El socialista trasnochado (o izquierda internacionalista menguante)

Estos sujetos todavía debaten sobre la ley de acumulación del capital de Marx mientras se preparan para una revolución proletaria. Hacen panfletos, reuniones con obreros, piensan en crear cooperativas, y pequeños ejércitos para tirar a los capitalistas. Para ellos, nada relevante ocurrió a principios de los noventa y seguramente esperan con sus radios encendidas la señal de sus contactos en la Unión Soviética (que probablemente han tenido problemas técnicos en todos estos años).  No parecen notar que cada vez hay menos proletarios, o que la “explotación” es un concepto en desuso, o que todas las ramas de la ciencia han suprimido el marxismo de sí mismas en un acto de sensatez metodológica. Suelen habitar las uniersidades públicas.

¿Por qué son molestos? Te llenan de propaganda y tienen ira.  Si tuvieran más seguidores, serían peligrosos. De vez en cuando bloquean calles o atacan algún negocio que consideran explotador y malvado.
Factor molestia:
6 de 10
Leyeron:
A Marx, pero no le entendieron. (Nadie le entiende.)
Posibilidades de “hacer un cambio”: 1%, desde la caída de la URSS, sólo les queda el apoyo por parte del reinado de tiranuelos bolivarianos o cubanos.
Versión evolucionada:
[La evolución truncó esta rama, cuando mueran éstos, serán los últimos]


3102414026_38a312a0b1
Caminando de frente… a la irrelevancia


4. El cristiano conservador

No hay nada peor que mezclar la religión con política. Eso es algo que nunca entenderán estos individuos, quienes después de intentar convertirte a su rama extraña de protestantismo importado de algún país anglosajón, predicarán sobre virtud y moral en nuestro mundo. A veces les da pena revelar su procedencia, pero uno logra discernir entre este tipo de individuos a través de los juicios implícitos sobre la política: todo es cuestión de moral. En su mente no cabe un mundo más complejo en el que la gente sencillamente quiere poner empresas o no hacer nada de sus vidas. O seguir siendo católicos o agnósticos. A veces hay mezclas de éstos últimos con otras categorías de esta clasificación, dando resultados tan graciosos como extraviados.

¿Por qué son molestos? Quieren convertirte a una fé que no es la “única y verdadera”. Son muy repetitivos.
Factor molestia:
6 de 10
Leyeron:
La Biblia. Muchas veces.
Posibilidades de “hacer un cambio”:
20% y creciendo, pues cada vez son más.
Versión evolucionada:
Republicanos estadounidenses.

liberty-christian
Dios en el mundo… pentecostal, evangélico, luterano…

5. La izquierda nacionalista

Estos individuos son resentidos, y los hay en todas las clases sociales. O campesinos que nunca han sabido vivir sin apoyo del Estado, o profesores de universidad que creen que la sociedad les debe mucho, o la clase media que considera que necesita subsidio del estado para ascender en la escala social. El sistema los ha despojado, y por eso, les debe una redistribución. O eso creen. Todo es en función de su necesidad, o de sus creencias sobre la necesidad de los demás, y esta misma necesidad es justificación para toda clase de tropelías. Su motor es la envidia. Quisieran restaurar las lenguas indígenas como oficiales, aislarse del mundo y disfrutar de una rectoría del Estado tan incompetente como ellos mismos, porque, vamos, ¿quién va a estar en el poder con una idea clara de la necesidad de la gente y cómo subsanarla? La izquierda nacionalista forma masas, ríos de gente reclamando “justicia social”, sea lo que sea eso… En realidad, lo que necesitan no es el poder o la redistribución, sino un psicólogo.

¿Por qué son molestos? Además de las marchas, arengas y mítines, estos individuos son peligrosos porque de llegar al poder, tomarán tu dinero (impuestos) para malgastarlo en no cumplir sus promesas de “justicia social”, sea lo que sea eso.
Factor molestia:
9 de 10
Leyeron: Panfletos. Las Venas Abiertas de América Latina.
Posibilidades de “hacer un cambio”:
50%, pero disminuyendo, desde que López Obrador (vínculo a la página del “Gobierno” “Legítimo” de México.) valió madres.
Versión evolucionada:
El PRI.

amlo-convencion
Hombre y masa

6. Los que se preocupan por un país remoto e irrelevante

Este tipo de activistas a veces pertenece también a la primera clase. Ustedes saben que estoy pensando en un país perdido en las montañas que mantiene una anacrónica teocracia opuesta al progreso. Pero como en teoría los budistas son pacíficos y no hacen daño a nadie, son buenos. Comparados con los chinos, claro. Y más después de 7 años en el Tibet con Brad Pitt actuando como padre postizo del Dalai Lama. Lo mismo sucede con lgunas decenas de países que hablan lenguas que nadie habla en Occidente y cuya realidad, soberanía y formas de vida son sólo relevantes si uno va a hacer turismo cultural.

A este tipo de activistas les gustaría hacerse los héroes y morir en alguna guerra intestina en alguno de estos países del fin del mundo, para pasar a la historia y ser recordado por no haber hecho las cosas que nunca hicieron en su vida. Pero su oportunidad está lejana, pues difícilmente mastica la lengua de su tan pisoteado país, y la gente apenas entiende qué está haciendo ahí y no en casa.

¿Por qué son molestos? Habiendo problemas más graves en su comunidad y probablemente en sus familias, estos sujetos quieren “hacer conciencia” de eventos del otro lado del mundo, lo cual no está nada mal, pero ante la pregunta “¿vale la pena?” sus argumentos de conciencia preocupada son como gotas de lluvia en un tejado.
Posibilidades de “hacer un cambio”:
.00001%, pues realmente a nadie le importa.
Factor molestia:
5 de 10
Leyeron:
Los reportes de Derechos Humanos
Versión evolucionada:
Amnistía Internacional.

0580454900

Un pacífico monje budista intercambiando puntos de vista con las fuerzas de seguridad

7. El libertariano

Es la versión contraria del socialista trasnochado y tan fundamentalista como éste. Quisiera acabar con el sistema capitalista opresor, pero por razones distintas: este sistema demasiado socialista. Es un lacayo del imperio, pues piensa que Estados Unidos es un gran país (ajá, claro). Realmente lo que sucede es que le duele que le cobren tantos impuestos, tal vez con justa razón, cuando se gastan en rescatar empresas del “empresario proteccionista” o dar “justicia social”.

Generalmente respalda toda iniciativa que tenga que ver con incrementar la libertad de la gente (legalización de las drogas, aborto, etc.), pero está en contra de cualquiera que implique darle algo (abortos pagados por el gobierno, droga suministrada por el gobierno). Es internacionalista porque no cree que haya muchas diferencias entre personas (considera las fronteras entre estados de una república iguales a las fronteras internacionales) y por esa razón es visto por recelo por la derecha, mientras que la izquierda se erige como su enemiga natural. Es un egoísta de primera.

¿Por qué son molestos? No están contentos con nada, son antisociales y asquerosamente egoístas.
Factor molestia: 6 de 10
Leyeron: La Rebelión de Atlas
Posibilidades de “hacer un cambio”:
3%, aunque terminarán viviendo una vida privada interesante (a diferencia de los otros tipos de activista), pues curiosamente, es lo que más les importa y lo que más los acerca a una persona normal.
Versión evolucionada: Mises, Hayek… o algún profesor de universidad que a la vez sea empresario.

caspar_david_friedrich_-_der_wanderer_c3bcber_dem_nebelmee
Solo contra el mundo

8. La feminista

Ten miedo, mucho miedo. Ella odia todo. A las otras mujeres por débiles, a los hombres por opresores. Ve problemas de género en todo, desde las formas de las hojuelas de Corn Flakes hasta las enfermedades cutáneas. Buscará especializarse en investigaciones de género en alguna universidad pública dispuesta  gastar su dinero en tales banalidades. Quisiera que las mujeres pensaran como ella, que se dieran cuenta de lo oprimidas que son, pero ella nunca se ha dado cuenta de que las mujeres siempre han tenido poder absoluto. Intentará hallar el amor, o al menos compañía, hasta que descubrirá que la única relación semi-estable que tendrá es con una mascota.

¿Por qué son molestas? Te regañará por tratar a tu novia como la tratas (darle flores), porque estás propagando actitudes machistas. Son intratables, a pesar de ser personas inteligentes y de conversaciones interesantes. Compiten en egoísmo con los libertarianos.
Factor molestia:
6 de 10
Leyeron:
libros feministas (aburridos)
Posibilidades de “hacer un cambio”:
15%, pues los partidos políticos han hecho eco al llamado de incluir género en temas tan poco conectados como la política agraria.
Versión evolucionada:
Alguna profesora de universidad de primer mundo bien pagada por llenar libros de teoría de género irrelevante.

enid_crow_feminist_girl_scout
Esto supongo que lo llaman burla de género

9. La derecha católica

Les dicen “meones de agua bendita”. Son prejuiciosos, payasos y un poco ignorantes. Son gente “de bien” y les importa muy poco todo lo que suceda en el mundo siempre y cuando no se metan con sus creencias. O con lo que diga el cura. Están en contra del aborto, de las empresas, de la legalización de las drogas, de las minifaldas, de los besos de lengua, las calculadoras y la hidroponia, entre otros. Son buena gente siempre y cuando no toques esos temas, en especial los besos de lengua. Son muchos en nuestros países de América Latina, tal vez mayoría y eso aumenta su peligrosidad. No son muy distintos de los evangélicos, sólo que al menos los católicos saben cómo ser felices.

¿Por qué son molestos? Opuestos a todo progreso.
Factor molestia:
7 de 10
Leyeron:
no leyeron la Biblia, puesto que en misa el padre se las cuenta toda.
Posibilidades de “hacer un cambio”:
50%, pues son muchos.
Versión evolucionada:
Imperio Español.

panistas
Diosito, protégenos de la izquierda

10. Los anarcosindicalistas de la sexta internacional, anarcopunks, okupas, etc.

Estos son de lo peorcito.  No respetan nada, y sólo saben destruir cosas. Sus hermanos mayores son los socialistas trasnochados, pero incluso éstos prefieren mantener su distancia. No saben qué quieren o cómo conseguirlo, y, por ello, la mejor solución es golpear al ser humano más próximo. Les gusta estar en grupos, escuchar música como ska o punk, o mezclas de ambas. Alguna vez amaron a una feminista, hasta que empezaron a golpearla. Probablemente tanta violencia se debe a que están en educación media superior o superior, pero sus habilidades mentales no les dan para graduarse. Por ello, deberán luchar contra el sistema a su muy particular y violenta forma.

¿Por qué son molestos? Queman llantas, toman auditorios, atacan embajadas, toman, saltan, gritan, avientan cosas. No se están quietos y provocan daños en propiedad privada justificandose con el argumento de que no debería haber propiedad privada.
Factor molestia:
9 de 10
Leyeron:
No saben leer.
Posibilidades de “hacer un cambio”:
5%, antes de que la policía les de una “calentadita”.
Versión evolucionada:
Alguna comuna hippie después de entender que no pueden instaurar una comunidad anarquista en una ciudad.

virgen_de_las_barricadas2_preview
Protégenos de la policía

11. El empresario proteccionista

No gusta llamarlo “la mano que mece la cuna”. Su dinero está en todas partes, en partidos opuestos, incluso financiando a gente que promete acabar con sus privilegios. Sólo hay una regla cuando se trata con este tipo de activista: él no puede perder. Sea porque mediáticamente sale favorecido protegiendo a los osos pandas, o porque el político de izquierda financió su campaña con apoyo suyo o porque el candidato de derecha acordó con él generación de empleos si ganaba, su red y su juego llega a todos los sectores de la sociedad. Hay que tenerle cada vez más miedo, puesto que realmente no sabemos lo que quiere.

Políticos de izquierda, derecha y centro pasarán reformas que lo favorezcan sólo a él, impidiendo el libre mercado, la justicia social  o cualquier otra cosa que teóricamente apoyan los partidos que terminan jugando a su favor. Formas menos exageradas de este empresario son los típicos hombres de negocios del campo que son capaces de usar a gente menos inteligente que ellos, como los anarcosindicalistas o la izquierda trasnochada para actuar a su favor y obtener subsidios agrícolas argumentando el estado deplorable de la clase campesina. “Sin maíz, no hay país”, gritarán los peones ingenuos  de su juego, mientras él se embolsa los jugosos subsidios salidos de los bolsillos de los ciudadanos.

¿Por qué son molestos? Hagas lo que hagas, seguramente estás haciendo algo que le va a beneficiar.
Factor molestia:
10 de 10
Leyeron:
El Príncipe.
Posibilidades de “hacer un cambio”: 100%, el cambio sólo ocurre cuando él quiere.
Versión evolucionada:
El Padrino.

empresario_mexicano_carlos_slim_presidente_america_movil1
Gracias por apoyarme. Atentamente, Carlos Slim, el segundo hombre más rico del mundo

Comentarios

manene dice:

muy bueno, pero no se supone que eran 9?

Zeferino Gómez dice:

Muy cierto, Manene, se hará la correción.

Jtrancos dice:

Pues yo soy anarconeotibetano

[…] Los once tipos de activistas políticos molestos [humor]quenpompo.com/2009/06/los-nueve-tipos-de-activistas-molestos/ por nevocus hace pocos segundos […]

Dai dice:

No sabia que los hijos de papi poseian conciencia 😛

Jtrancos dice:

La revolución feminista ha convertido a la mujer en ese tipo de hombre que a mí me entristecía cuando era joven, ese que tenía que trabajar de nueve a cinco de manera aburrida y nunca era dueño de su destino. Ahí es donde acabó su revolución, su asalto al poder.

Norman Mailer

[…] la guía de activismo político Quen Pompó. Sabemos que siempre haz querido salvar al mundo. ¿Por qué no tomar la opción más probable? […]

sic dice:

Qué pasa con los que son más de un tipo de activista molesto jajaja

Quetz dice:

jajaja… no sé en qué tipo de activista molesta ponerme: ambientalista, feminista y punk… :S

Ass gourmet dice:

Pues sumamente esquematico aunque me rei algo.
Por cierto falta el tipo de activista que representa el “escritor”
COn sus filias y fobias se dibujo tambien un perfil por cierto nada halagador.
Seria capaz de la autocritica y por tanto de hacerse una tipologia??

Juan Trancos Garcia dice:

El escritor no se debe jamás autocrítica, sólo se burla de todo desde su torre de marfil. Es moralmente puro. Gracias por comentar!

filoberto dice:

“No parecen notar que cada vez hay menos proletarios, o que la “explotación” es un concepto en desuso, ”

en que mundo vives cuando afirmas esto!!

muy comico el articulo,

http://comomorirsindolor.blogspot.com/

David Castillo dice:

Falto el Activista propio que comenta en blogs de interés público y promociona su página de internet personal, esperando ganar un poco de fama y tal vez saciar el llamado de la naturaleza con una que otra feminista adoradora de la poesía y los cuentos de autores bolivianos poco conocidos.

http://comomordersindolor.blogspot.com/

[…] tiene la ilusión de lograr cambios reales, e insiste de formas tan molestas que parecería ser un activista político como los que odiamos. La insistencia se intensificará cuando se acerquen las […]

[…] con dejar a su serte a estas zonas, y otra ventaja es que nos desharíamos de el montón de hippies onegeros que las apoyan. Si tanto les gusta salvar al mundo, se irán a vivir al nuevo país y por fin […]

[…] mal que estos grupos de activistas le hacen a la humanidad va más allá de tener que soportar sus gritos en las marchas y los […]

[…] hablado con anterioridad sobre los tipos de activistas molestos que arruinan todo lo que nos gusta: comida engordante, refrescos, educación religiosa, corridas […]

Deja un comentario