Menú

Quen Pompó

Humor para gente que piensa

Cosas que les gusta a los fresas: sentir que el mundo no los merece

En épocas pasadas, la humanidad pensaba sólo con su ego. La gente creía que la tierra era el centro del universo y quemaban a todos los que opinaban lo contrario. Quen Pompó cree que eso debería de seguir siendo una costumbre, porque sólo la tierra ha producido tantos records Guiness (que, por cierto, son la envidia de toda la Via Láctea).

“La tierra, el lugar más súper que conocemos, es el centro del Universo. O sea, ¿para qué querrías un centro del universo sin Disneylandia?”.
Atención lectores: ¿Alguien sabe de dónde parafrasee ese chiste? Habrá un premio para quién lo comente primero.

El geocentrismo ya es cosa del pasado. Ya no tenemos monjes obsesionados con la interpretación de la Biblia dispuestos a declarar guerras en contra de cualquier imperio que dudara de su palabra. Tampoco tenemos reyes egocéntricos que quieren hacer de su dedo del pie la unidad de medida de todas las cosas. Tampoco tenemos gobernantes locos que cambian los nombres de los días y los meses para reiniciar la cuenta de la humanidad con su gobierno. En la época acutal tenemos algo mucho peor: los fresitas mamoncitos.

Los fresitas son peores que la tuberculosis porque actualmente ya existe cura para el tubercles bacillus. La otra enfermedad es terminal.

Una característica de este grupito es que se sienten superiores a todos los que no pertenecen a su pequeño círculo social, a menos que esas personas aparezcan en revistas de sociales y programas de chismes. Los fresitas creen que le están haciendo un gran favor al mundo con sólo existir. Si no creen esto último, Quen Pompó invita a sus lectores a que visiten la Condesa un viernes por la noche para observar a los ridículos fresitas imaginar que son realeza y que el mundo entero está a sus pies.

“O sea wey, imagínate, tenemos títulos nobiliarios del gobierno legítimo. Yo soy Conde de la Del Valle”.

 

Todos estos fresitas también comparten otras 5 características:

 

1. Creen que las leyes fueron hechas para los nacos y para los santurrones. Ellos sienten que están por encima de cualquier regla.

Los fresitas mamoncitos no respetan ninguna regla -excepto las impuestas por su club VIP de amiguis especiales. Sólo ellos pueden distinguir el bien del mal, lo posible de lo imposible (en cuanto a física y química), lo útil de lo inútil (en revistas y tele -por supuesto no saben que existen los libros). Su persona no sólo puede juzgar a todo el mundo, sino que es su obligación moral hacerlo, porque todos los demás no son suficientemente awsome como ellos.

 

“O sea, no necesito estudiar las leyes de la física. Si yo no creo que sean reales, no son. No discutas o te quito tu listón de amiga súper especial”.

 

2. Apoyan cualquier cosa -por idiota que sea- que salga en televisión o que algún conocido haga o que le guste.

Los fresitas saben que no son la gran cosa. Son tan concientes de eso, que dependen de otros fresas para que nadie se de cuenta de que no son nada (algo así como el nuevo traje del emperador). Su autoestima radica en hacer lo que todos los otros fresas hacen, y no cuestionar nada para no ser rechazados y expulsados al mundo real.

 

“Antes yo pensaba que esa niñita estreñida cantaba horrible, pero después me enteré que salía en MTV y lo primero que hice fue comprar su disco y su agenda. Amo a Justin y canta padrísimo. O sea, es un sueño”.

 

3. Su pensamiento de de muy corto plazo. Pueden pensar un poco en el futuro, pero no más allá de 5 ó 6 horas.

La vida de un fresa tiene tres momentos: el fin de semana, el resto de la semana y los prepararivos para el fin de semana. En ese complicado horario de búsqueda del mejor antro de la ciudad y los clubes más exclusivos en Las Vegas, algunos parece que piensan en el futuro. No se dejen sorprender: lo único que ellos pueden prever del futuro es la salida del nuevo iPhone.

 “Wow, o sea en unos diez fines de semana sale el nuevo iPhone. Para ese entonces seguro que ya es Navidad o el día de las madres. ¡Qué emoción!”

 

4. Su capacidad mental sólo les permite controlar un mundo del tamaño de su círculo de amigos.

Al hablar con un fresa, notarán que percibe a la gente de la calle como extras en su vida. Para ellos, el mundo está compuesto de su famila, sus amigos y una bola de tetos que están en todos lados que quién sabe de dónde salen.

 

5. Se creen invecibles ante cualquier fenómeno natural.

Si hace calor, prenden su aire acondicionado. Si hace frío, prenden su calefacción ultrasónica. Si hay una inundación, se van a París de compras mientras esperan que saquen a su gatita Princesuchi de los charcos. Por supuesto, ellos no conocen ni entienden fenómenos que afectan a toda la humanidad, incluyéndolos a ellos y a sus amiguis:

  • Terremotos que cambian el eje de la tierra y la modifican la duración de los días y las noches. Aunque ellos así lo crean, es poco probable que su “increible personalidad” pueda evitar el cambio en los 23.5 grados de inclinación de la tierra.
  • Tormenta solar magnética que puede afectar a todo el ecosistema. Los fresas creen que su bronceador marca Paris Hilton los protegerá de cualquier rayo solar que pueda dañar su piel bronceadita. Malas noticias: si los rayos solares pueden exterminar ecosistemas enteros en pocas horas, no parece probable que sobrevivas por más bronceador que te pongas.
  • Impacto de un meteorito contra la tierra. Hace algunos millones de años un meteorito exterminó a los dinosaurios. ¿Por qué creen los fresas que ellos sobrevivirían si se estrellara un meteorito contra la tierra? Aunque tengan un refugio súper equipado con blu ray y todas las películas de Legalmente Rubia, la raza humana -a la que también pertenecen ellos- necesita vivir en la superficie y necesita agua constantemente. Una muy mala noticia: ¡la Coca Cola Light también está hecha con agua!

 

 Contestando a la pregunta de los fresas que están leyendo este post: No, ni tu Beetle rosa ni tu Hummer amarilla servirán en el espacio si la tierra desaparece.

Comentarios

Adrianno dice:

LOOSER

FonPP dice:

Vaya! Parece que hay más de una verdad que te incomoda del artículo. No lo tomes a mal, es humor aleatorio

pRiNCessA dice:

Ezoo SII es SOLo hUMOr pERo AhoRA eNTIenDO aLguNAS coSAS,= (,

Christian G. dice:

Hahaha, muy bueno, si conozco a unos cuantos de esos, aunque también conozco gente que, aunque tiene sus actitudes fresas, también son amables, considerados y hasta cultos.

fonpp dice:

Esos son los fresas estilo Quen Pompó

luis dice:

Te faltó decir que se sienten lo máximo por tener un teléfono último modelo.

Chostomo dice:

Yo soy fresa, mi nombre lo dice todo

pRiNCessA dice:

HAy no!!!! aCAbo DE deSCUbrIIR qUE sOy mEga FResa, lEEi ToDoS loS arTIcuLOs,VOy A yoGA, MedITacciONN, stARbuCKs,TenGO uN ceL dE UltIMa GEnERacIONN,soY OVolActEA veGEtaRIaNA, aMO La ComiDA iTAliAna Y Me FACinA anDAr EN Las PasaRElAS , es DECir EN cASi TOdoS loS evENtoS ,pERo SI perTENescO a vRias ASOciACioNES Y hASTa OrgAniZAmoS evENtoS, sOLO hAY aLgoo,…. Odio A loS fresAS.oSEa SEguN La CoRReNTe PScolOgiCA ConDUcTIstA qUIza SEA unA pROyecION.OMG, y ODio EScrIbIR asI peRO ya Me ACoSTUmbRE pERo esO si DE pAYasa NO teNGo nADA, ni PREpoTEnte, NI MaMOncITa cOMO aNtes MEncIONan TRAto A toDAS las PerSOnas POr IGUal, AdoRO tenER imSS PEro NUNk lo He uSADo,ya Q cREO QUe ES unA buNa OPcIOn Por AlgUNa EMegENCia..

Don Bastertino dice:

“pRiNCessA”, hazme favor de buscar dentro de tu celular de súper ultimísima generación, alguna aplicación para que puedas difundir todas tus geniales ideas y nos podamos contagiar de tus gustos que nos harían gente menos “naquita”. Necesitamos más gente como tú, y así los fresas nos podrán ver como gente digna y haremos de su vida algo más valorable.

Deja un comentario