Menú

Quen Pompó

Humor para gente que piensa

Guía para ‘la mordida’ en el Distrito Federal

Todos los defeños pensamos: “Yo no más veo venir al poli y me busco la cartera, para ver cuánto le voy a ofrecer. Ya me sé la historia…”. Como sabemos que la corrupción es la única forma de arreglar cualquier problema  que tenga que ver con el arroyo vehicular, Quen Pompó te presenta la guía para la mordida en el Distrito Federal.

1. La mordida es parte de la cultura mexica

Es una forma cultural de “cumplir con la ley” tan popular como los tacos de perro del metro Chapultepec. Cuando te pare un policía, acepta que tarde o temprano tendrás que oferecer una mordida. Ahorrate problemas y sonríe mientras arreglas cuánto vas a dar, porque así demuestras que eres un orgulloso mexicano de corazón.

 

El xoloitzcuincle es el perro mordedor por excelencia.

 

2. Siempre presentarán la infracción como algo indeseable

No te dejes engañar. Todos los policías te intentarán convencer de que la infracción es la peor cosa que te puede pasar: “…y ya sabe luego lo que pasa en el corralón”, “Pues la multa es muy elevada, sobre todo porque tiene agravantes”, “Tiene que ir a pagar al módulo de Iztapalapa, y sólo hay una caja”. La verdad de las cosas es que muchas veces la infracción es más barata que la mordida (excepto si invadiste un carril exclusivo para transporte público. En ese caso, encomiéndate al santo de tu confianza y espera lo peor).

Mantén la calma y no entres en pánico. Recuerda que la mordida aumenta si pierdes control de la situación. El policía puede oler el miedo y quitarte hasta los chicles que traes en la bolsa.

 

3. Sin importar la falta que hayas cometido, siempre te darán la oportunidad de “arreglarse”

 Muchos policías no tienen jurisdicción para multarte. De hecho muy pocos tienen un talón de multas. Quen Pompó incluso se ha topado con policías que muerden en sus días de descanso para sacar el gasto (igual que Juan Trancos). Sin importar lo que hayas hecho, siempre escucharás el reconfortante “Yo puedo echarle la mano”. El peatón muerto o el monumento nacional dañado desaparecen con una buena mordida. Recuerda que al fin y al cabo hay gente que hace cosas peores y en comparación tú eres un ciudadano modelo que merece una amnistía de vez en cuando.

Pareja, ¿este rayoncito valdrá un par de Zaragozas?.

 

4. La mordida responde a las leyes de la economía (oferta y demanda)

La siguiente gráfica muestra cómo se determina el costo de la mordida: es el equilibrio entre la gravedad de la infracción y la satisfacción que tienes con tu vida (y la que el policía percibe). Como cualquier libro barato de economía, aquí te explicamos como se llega al equilibrio. (Da clic en la gráfica para abrirla en una nueva ventana).

Situación A:Con tal de volver pronto a mi vida perfecta, voy a ofrecerle una buena mordida y ya“. En realidad puedes tomarte unos minutos para negociar una mordida menor. Si le ofreces mucho al poli, seguramente te pedirá más y dirá que lo que hiciste fue muy grave. Le ofrecerás una cantidad mínima y negociarán una cantidad media.

Situación B: Para librarse de esta infracción va a tener que pagar mis vacaciones a los Cabos“. La infracción que cometiste no es tan grave, así que la única manera en que el policía podría conseguir tanto dinero sería que tu vida fuera tan perfecta que en tu cartera tuvieras un millón de pesos. Pero como eso no es verdad, negociarás que la mordida se adapte a tu verdadera realidad, y así se llegará al equilibro.

Situación C: No hizo nada grave y además se ve que le la está pasando del cabrajo. Igual y sólo le pido pal’ chesco“. El policía sabe que si exagera suficiente la situación puede conseguir una mejor mordida. Además, él sabe que tu situación no es tan mala desde el momento en que tienes un automóvil y estás suficientemente conciente para negociar. Así se llegará al equilibrio. Importante: si no estás suficientemente conciente para poder negociar, es probable que pierdas todo lo que llevas, incluyendo tus zapatos y el coche.

Situación D:Ya nada puede ser peor. Si me lleva al corralón o me encarcela voy a estar mejor que ahora“. Todos saben que eso no es cierto, y preferirías estar con tu gatita princesuchi que en una celda sucia rodeado(a) de criminales lujuriosos. Si la falta que cometiste fue muy grave, sólo basta con que ofrezcas una mordida mayor hasta lograr el equilibrio.

5. Hay formas de reducir el costo de la mordida

Siguiendo con el punto anterior, puedes intentar mover las curvas de oferta y demanda con las mismas técnicas que utilizabas en la preparatoria para subir tu calificación de matemáticas o química: coqueteo, mostrar respeto, halagar, causar lástima o volverse loco como si fuera lo peor que ha sucedido en la vida. Uiliza todas las técnicas de actuación que sepas y mantén la atención del policía tanto tiempo como sea posible. En un momento de debilidad, tú podrás establecer el precio de la mordida muy por debajo del equilibrio esperado.

Ah, qué bueno que me traje esta ropa porque hace mucho calor, ¿no cree señor oficial?

 

Para saber más…

Hay muchos estudios y artículos acerca de las mordidas: este, este otro, también este… mmm… este también sirve. Pero la mejor manera de conocer la mordida, es vivirla uno mismo. No es difícil que un policía te detenga y comience la danza de la mordida -sólo sigue los consejos de esta guía y todo saldrá bien. Los editores de Quen Pompó lo garantizan (bueno, menos Zeferino que ha sido remitido al “Torito” al menos una vez por semana durante los útlimos cuatro años…)

Comentarios

Mirtha dice:

Muy cool tu guía de supervivencia jejeje, pero es una realidad muy triste. Encontré una página donde se dan datos sobre cuanto dinero gastamos en mordidas. Si bien el problema creo que se debe de atacar empezando por nosotros y no faltar a ninguna falta vial para no recurrir a una mordida. Pero también existen casos donde los policias por cualquier cosa ya te quieren levantar una infracción o llevarte a la delegación aunque no sea un delito entonces tienes que aflojar un poco de dinero o mucho según como te vean. Pero checa estos datos de repente hace falta reflexionar. Saludos. http://www.alguienteniaquedecirlo.mx/pinches-datos.php

fonpp dice:

¿¡27 mil millones de pesos en actos de corrupción!? Me quedé corto con mi gráfica de la mordida… me has abierto los ojos. Gracias Mirtha. Espero que tu colaboración a esos miles de millones sea mínima gracias a los consejos de Quen Pompó

[…] Segundo, los extranjeros y académicos que estudian algún hecho desde sus torres u oficinas ven las cosas mucho más fáciles de lo son en realidad. Irma y Eric son académicos y han trabajado en diversos organismos que ven las cosas desde arriba (arriba están los links a sus biografías). Es muy fácil hacer modelos en papel para estudiar las cosas y decir que si “x = αy – βz” entonces la corrupción se puede controlar. Sobre todo en este tipo de fenómenos sociales, los papers y publicaciones que dicen haber encontrado las variables que lo explican todo (con una significancia de 0.05) simplemente no se pueden aplicar en el mundo real. Sería bueno que uno de esos académicos intentara negociar una mordida con un policía del DF. […]

[…] Ya los sentimos como parte de la ciudad, igual que el cólera y ‘las mordidas’ […]

[…] In summary, corruption, as well as everything else, is and will always be the same in Mexico. Although, you really have to know how to haggle in order to reduce bribes. […]

Deja un comentario