Menú

Quen Pompó

Humor para gente que piensa

Lo que dicen de ti las cadenas que reenvías por mail (1a parte)

Las cadenas no son algo nuevo, han existido durante décadas y prácticamente a todos nos ha llegado alguna. Antes se enviaban por correo postal, y tú tenías que pagar el envío de nuevas cartas a tus conocidos en un intento desesperado por vender estampillas postales en tiempos de crisis.

El correo inventaba amenazas crueles y terribles para que enviaras las cadenas. Al final todas se cumplieron, y terminaste leyendo Quen Pompó un viernes por la noche en casa de tus papás viendo en secreto La Sirenita, que es la mujer más sexy que podrás conocer en toda tu vida. Y será tu única ‘novia’.

 

Hoy día, sin embargo, las cadenas se envían y reciben por e-mail y hasta por las redes sociales. He aquí el primer compendio de las cadenas más comunes y lo que realmente dicen de ti cuando las reenvías.

“Nos prometieron darnos un centavo por cada mail que se envíe. Por favor ayúdanos a salvar a Dominiquito de su grave enfermedad”.

Reenviar este tipo de cadenas no sólo demuestra que eres tacaño(a) y mezquino(a), sino que además pone en evidencia que eres un(a) ignorante de cómo funciona internet y el correo electrónico. Si tanto te interesara ayudar a Dominiquito, ¿por qué no donas directamente tu dinero en lugar de esperar a que una “empresa transnacional” le de unos miserables centavos a cambio de un clic en tu monitor?

Dominiquito no recibirá ni un centavo aunque mandes el correo a todos tus amigos (que calculamos son 3). El único beneficiario de tu “caritativo esfuerzo” es un desconocido que está recaudando direcciones electrónicas de miles de personas en el mundo para enviar spams ofreciendo viagra y otros productos similares.

Para tu suerte, no hay ninguna compañía que tenga acceso a los mail y esté revisando lo que estás enviando para contar a cuántos de tus contactos mandaste tu miserable caridad. Si esto sucediera, todo lo que mandas sería público. O qué, ¿cómo creías que calculaban los centavos? ¿Magia y astrología?

“Ayúdanos a curar a nuestro querido bubble boy

“Tú reenvías chistes y pensamientos a todos tus conocidos. Si no mandas este mensaje con contenido religioso, significa que no te importa Dios”.

Una de tres: te sientes muy culpable porque eres un(a) pecador(a) del mal, tienes un muy mal gusto, o no tienes capacidad para pensar pot ti mismo(a) (lo más probable). Si eres un(a) pecador(a) con culpa, sería mejor que te confesaras en tu parroquia más cercana en lugar de expiar tus culpas online. No por mandar la cadena a más contactos te acercas más a Dios ni se reducen tus pecados, aunque así lo quieras seguir creyendo en tu extraña concepción de la “religión actualizada 2.0”.

Si tienes mal gusto, no hay mucho más que hacer. Tú no sabes que tienes mal gusto, pero los demás sí lo notan y se burlan de ti a tus espaldas. La buena noticia es no eres el único que tiene malos gustos: cerca del 84% de la población le gustan cosas horrendas como Lucerogaga y los grupos musicales sudamericanos.

 Es poco probable que el camino al Cielo tenga una combinación tan fea de colores.

Por último, si envaste el mail como un reto a aquellos que te dijeron que no te importa Dios, hiciste bien. Has demostrado que eres un(a) esclavo(a) de la opinión de los que te mandaron el mail, que o son pecadores diabólicos, o tienen mal gusto, o son tristes borregos como tú. Eres un claro ejemplo de por qué México es un país subdesarrollado.

“¡Lo pasaron en las noticias! Van a cerrar Hotmail. Para mantener tu mail, debes mandar este correo al menos a 20 personas”.

“En serio, lo publicaron en MSN.com. No sé en qué parte, pero te juro que sí lo vi”.

Al enviar esta cadena has perdido toda credibilidad a los ojos de las personas que te rodean. No sólo estás enviando una mentira, sino que ¡afirmas que la viste en las noticias! Podemos deducir que jamás en la vida has leído un periódico, visto o escuchado un noticiero, o si quiera has puesto atención a cualquier cosa que no sea tu gatita Princesuchi. Reenviar esta cadena nos hace pensar que también crees en cosas estúpidas como la teoría de la tierra hueca o la honestidad de los políticos. En pocas palabras, consideraremos que tienes capacidades especiales y que nunca dices la verdad.

Para tu suerte, ni hotmail ni otros dominios de correo elecrónico anunciarían que cerrarán y que las cuentas se perderán. No es necesaria mucha inteligencia para saber que esta cadena es una farsa para conseguir direcciones de correo electrónico. Si, a pesar de todo, sigues pensando que la información del correo es real, lo más probable es que también seas americanista.

“Los verdaderos amigos enviarán este mail cursi, incluyendo a la persona de la cual lo recibiste”.

Esta cadena tiene un mensaje muy claro entre líneas: te sientes solo(a) y tu único contacto real con el mundo es el correo electrónico. Las personas con las que hablas todos los días sólo se burlan de ti y ponen especial énfasis en tu fealdad física. La forma en que compensas esos sentimientos de inferioridad es enviando dibujitos y fotos cursis de mascotitas con frases que algún día esperas que alguien te diga en persona. Pero todos sabemos que eso nunca sucederá mientras sigas mandando este tipo de cadenas.

“Eres mi mejor amigo y siempre estaré a tu lado porque eres lo más especial del mundo”. Resígnate: sólo en estas cadenas cursis alguien te dirá algo así. En la realidad nadie piensa eso de ti, querido lector.

 

“Si quieres saber quién te borró del Messenger, da clic aquí”.

Esta es una farsa más para conseguir direcciones electrónicas, y sobre todo las contraseñas de esos correos. ¿Te has preguntado por qué tienes que poner tu correo y tu contraseña en una página “secreta” para poder ver quién te borró? Porque tu cuenta de correo será utilizada para mandar spams a tu nombre.

Pero si eres tan poco inteligente como para reenviar esta cadena que claramente es una farsa, sólo estarás demostrando dos cosas: tu vida es un asco y estás dispuesto(a) a cualquier cosa para cambiar eso (algo que sólo te hunde más en tu propio pantano). Obviamente te sientes rechazado(a), engañado(a), traicionado(a), queriendo saber lo que tus “amigos” o tu ex dicen de ti a tus espaldas. Tienes tanto odio adentro de ti que estás a punto de convertirte en emo (si no es que ya lo eres).

Para tu suerte, Messenger no guarda registro de quién te ha borrado, o a quién has borrado. Los programadores de Microsoft tienen mejores cosas en qué pensar que en los problemitas de tontitos adolescentes emo.

Mi vida es un infierno hasta en Messenger. Todos me odian. Todos me traicionan. Sólo mi gatita Princesuchi me entiende.

Ve también la segunda parte del artículo.

Comentarios

[…] y los diversos personajes implicados en la guerra contra el narco no hayan recibido por e-mail esa horrenda cadena que nos intenta motivar diciéndonos que cada crisis es una oportunidad, y que de hecho en chino, el […]

[…] Lo que dicen de ti las cadenas que reenvías por mail (1a parte) | Quen Pompó en Lo que dicen de ti las cadenas que reenvías por mail (2a parte) […]

Deja un comentario