Menú

Quen Pompó

Humor para gente que piensa

Si el Dr. House estuviera en México

El Dr. House nos parece una serie interesante de ciencia ficción: tan remota de la realidad y sobre temas sumamente divertidos y extraños. Si House trabajara en la Unidad de Diagnostico Clínico del Hospital  La Raza del IMSS, estos serían sus problemas:

House en el IMSS

1. Exceso de Demanda. House enfrentaría mil enfermedades raras, pero simultáneamente. Este es un reto más complicado que los de la serie donde sólo enfrenta uno por capítulo. Su sofisticado equipo de técnicos se vería obligado a ofrecer diagnósticos continuamente. House, que sabe resolver problemas parsimoniosamente optará por una solución pragmática parecida a esta:

-Señor House tenemos 1233 pacientes en la sala de espera, ¿puede atenderlos?

-Sí, de una vez, diágnosticales a todos gripa, que salimos a comer en media hora.

 

La espera por un diágnotico personalizado

2. House y su actitud frente a los seres humanos lo elevaría en la jerarquía del sindicato del IMSS. Regañando a todos se convertiría en jefe político, sus fieles  le darían la razón en todo y se enfrentarían con grupos rivales. Pugnaría por una política de pensiones más elevadas y salario basado en antigüedad. Su oficina  sería impecable y atendida por sexosas enfermeras. Iría a comer con su amigote Wilson a un teibiol de lujo y a meterse no sólo Vicodin, sino cualquier tipo de sustancia extraída de los laboratorios del IMSS.

 

Por otro lado estaría en las calles defendiendo los derechos de sus compas

3. Cuddy seria la directora del IMSS y buscaría  joder a House y al sindicato por motivos personales disfrazados con argumentos profesionales.  Cuddy, agente de un gobierno maligno y privatizador y amante de Lozano y Karam, vería su pasado con House con algo de ira. Ante la indiferencia y mala leche de House, Cuddy buscaría castigarlo bajando su pensión, limitando sus prestaciones o dando vouchers de desempeño a los pacientes.

 

Pon tus barbas a remojar.

4. Enfrentaría problemas de corrupción de verdad. Ya no serían nimiedades que cuestionan su ética médica. Por el contrario, puede que un día un gordito calvo en bata llegue con una maleta de dinero y con el cuento de que quiere ganar una licitación. En una de esas, también pasaría que alguien necesita un hospital de especialidades en medio de la nada, en el Estado de México o Cancún.

Ese gordito al que todos hemos visto.

5. Por último, House pretendería algún  puesto en el congreso como plurinominal. Argumentará que los viejitos merecen mayores subsidios, que se ampliará el presupuesto del IMSS para atender al Seguro Popular y que involucrar al mercado en licitaciones y pensiones daña la salud de los mexicanos.  Revertirá todas a aquellas reformas que Cuddy promovió y estará mejor con López Obrador.

Ya en serio, ¿cómo es que este tipo conserva su licencia?

Deja un comentario