Menú

Quen Pompó

Humor para gente que piensa

Los cinco pasos para hacer una película de arte

Al trazar la trayectoria a los Oscares, y sabiendo cuán cultos somos (nos la pasamos viendo la selección de festivales Sundance, Venecia, Morelia y Cannes porque somos unos snobs). Hemos decidió trazar los elementos necesarios para hacer una película de arte. Lo importante es que independientemente del argumento, puedas identificar una película de arte por las siguientes características.

La película debe hacer referencia a otra manifestación artística. Quizá el espectador piense que es de arte porque se trata sobre arte. Un cineasta astuto puede realizar este procedimiento para saltarse horas de inspiración y actuación. La cosa es poner interminables secuencias de música clásica o baile sin preocuparse de la trama. La apreciación depende de estos momentos, mientras que la historia que los hila, puede y mejor que así sea, sobrar.

Trata sobre una bailarina de ballet, seguro que es sobre ballet.

Más del 50% de la película debe tratar sobre la miseria humana y lo mal que los personajes se sienten al respecto. Por que la cosa si no es profunda y lleva al límite la condición humana no despierta en tu sensibilidad un mensaje. El mensaje de la fragilidad humana. Toda la gente que ha muerto en esta película hará reflexionar al espectador y no reír tontamente como con Disney.

El humano, capaz del más grande amor, y la más abyecta destrucción. Soy más sensible ahora.

Tratar un tema políticamente correcto. La cosa puede tratarse sobre cómo tú, no pobrque pagas el cine, te das cuenta de los problemas de los pobres a través de la pantalla. O cómo la guerra d eirak es tan injusta y desconocida entre los gringos, o cómo en otra de Michael Moore, por qué Cuba es más desarrollada que EUA por su sistema de salud pública. Eso que los incultos han olvidado mostrar en sus películas de violencia te lo dice un artista narrando las vidas de los trabajadores del Segundo piso del periférico a manera de National Geographic.

“En el hoyo” de Juan Carlos Rulfo a pesar de estar 20 metros en el cielo (y a pesar de los 50 pesos peor gastados en toda mi vida)

Una escena gay romántica. Black Swann también trata en el fondo de la gente incomprendida que ve cosas, Biutiful de los pobres que son los pobres y cómo son polleros; Avatar en cambio, aún cuando trata de alertarnos de los peligros de la explotación de la naturaleza, no es una película de arte. Fuera de que hay disparos, robots y aliens, no hay ninguna escena gay, no es arte. Reconocemos que en Black Swann y Biutiful la innecesaria para la trama relación entre ambos sexos pone un candado a que ningún ranchero conservador con prejuicios y poco listo verá tan maravilloso y trágico amor.

Sólo los sensibles sabrán apreciarlo

Contarla en una secuencia no lineal y ser no gringa. La película puede ser una basura, pero ¿qué tal si ponemos el final en medio y revolvemos todo? No sólo eso, sino que si la sacamos sea normal. La originalidad no depende de la premisa de la película sino de lo diferente de sus componentes. Si no te dijeran que es de arte no irías a enamorar a tu novia en ella, sino que te regañaría por el tiempo que pasas viendo los músculos de Stallone.

Hasta esto puede pasar por arte (nota: es gringa y es lineal)

Comentarios

[…] en el teatro. El valor de una representación no se basa en la historia sino en cómo contarla. Ya hemos reseñado películas que se valen de otras artes para contar una historia malona. En este caso, la representación de una obra que parece vieja puede captar nuestra difusa […]

Deja un comentario