Menú

Quen Pompó

Humor para gente que piensa

La Taberna de Carlos: Instrucciones para tomar un taxi…

Ayer tenía mucha prisa en llegar al otro extremo de la ciudad, nadie estaba en la casa, ni Doña Licha y tenía ganas de oler el lindo smog de la ciudad. Como no tengo auto porque el Pachas me lo quitó, y tampoco soy un millonario, iba a abordar el autobús de la ruta X. Pero ayer fue especial. Me pagaron (fue más que nada un billete que me encontré por ahí). Entonces me pude dar el lujo de tomar un taxi. Hace unos días alguien me preguntó que porque nunca tomaba uno. No supe que decirle. La verdad es que hay tantas cosas que me gustan tomar: alcohol, comida, la mano… etc. Pero no un taxi. No es que aborrezca a los taxistas, pero me he dado cuenta que provocan más problemas que beneficios.

Así lucen mis compañeros de viaje

Cuando viajo en autobús, así lucen mis compañeros

Aunque intento dejar de lado el gran talento con el que el taxista sintoniza el radio de manera tal que se ajusta como en automático la estación de cumbias, rancheras y demás sonidos estridentes y arrítmicos para un oído finamente educado por algo de pop rock inglés, rock estadounidense y algo de rock marítimo canadiense, es completamente imposible pensar en otra cosa que no sea la completa exquisitez del gusto musical y melódico del conductor.

A veces usamos el dinero que nos da el Pachas para comprar pulque

A veces usamos el dinero que nos da el Pachas para comprar pulque

Es curioso como una persona puede entorpecer tanto el tránsito automovilístico en una ciudad. Va borregueando casualmente por la ciudad… a 20 por hora en un lugar donde 60 es la velocidad ideal. Cuando por fin “levanta pasaje” se va rápido, como si quisiera recuperar el tiempo que ya perdió durante su farolez. Ahí entonces sucede el gran ritual, que a pesar de que en muchas ciudades se cuenta con taxímetros, siempre se conserva igual:
-¿Cuánto me cobra a X?
-Cien pesos.
-¿Cómo creé? ¡Es mucho!
-¿Pues cuánto le cobran?
-Cincuenta pesos (nótese que las proporciones son exageradamente grandes entre uno y otro precio para poder alcanzar el óptimo de Paretto)
-Ochenta.
-Ni usted ni yo, Setenta.
-¿Dónde dijo que era?
-En X, entre Z y W.
-Órale pues, súbase.

pinche-dientes-de-destapador

Otras habilidades que tenía el taxista además de mentar madres

Y terminado este asunto, los dos se dirigen al destino. De aquí una de tres pasará. O llegas a tu destino sano y salvo en 5 minutos aunque el tiempo habitual de traslado sea una hora, o el taxi se descompone o choca.
Si pasa la primera, sucederá una de dos: O el transcurso será incómodo y callado y la única salida será fingir una llamada de teléfono o el taxista te contará toda su vida sexual privada y de la cual desearías nunca haber sabido nada porque te perseguirá en tus sueños.

Si pasa la segunda, tomarás un segundo taxi que te llevará de mala gana a tu destino.

Pero si pasa la tercera, es lo peor de todo. Llegará una horda de taxistas, rodearán ambos vehículos involucrados e intentarán intimidar para obtener una especie de extorsión rápida. En estos casos lo mejor es contárselo a alguien grande y a quién más confianza le tengas.
O también lo puedes ver como una broma porque al día siguiente tendrás tema de conversación cuando te vean llegar con collarín:
– ¿Qué te pasó?
– Nombre, si te contará… iba a X y que se atraviesa un coche…
– ¿Chocaron?
– Si…

ke-wey-eres-ego

Así quedé después del ajetreo del viaje

Y entonces aquí sigue el otro protocolo de plática aburrida que ya muchos conocemos.

Comentarios

Nordstorm dice:

Wasn’t there an actual Black Friday shooting in Las Vegas over a TV or something?
Nordstorm http://www.nordstormdresses.com

Deja un comentario