Menú

Quen Pompó

Humor para gente que piensa

México, ¿te cabe un metro?

La Secretaría de Transporte y Vialidad, en vista del éxito que ha tenido el Sistema de Transporte Colectivo Metro (STCM) en la ciudad de México ha decidido implementar el programa en otras ciudades de la República Mexicana.

Los chilangos encontramos la felicidad en el sudor, las miradas lascivas y los empujones

Así, nuestro equipo de astrólogos y misceláneos fue contratado para evaluar la respuesta del público en provincia. Nos dimos a la tarea de preguntar si hay lugar para un metro. La campaña tuvo el siguiente título, ideado obviamente por Fon PP, entre risas que no logramos entender a qué se debían:

“México, ¿te cabe un metro?”

En el bajío, preguntamos: “Guadalajara, ¿te cabe un metro?” La respuesta fue positiva, yendo en un rango entre:

  • “¡Desde luego!”
  • “Grrrr” <acompañado de un ademán de “zarpazo”>
  • “Estoy ansioso por subirme. ¿Cuándo lo traen?”

Otras respuestas fueron miradas y sonidos de placer. A Zeferino repetidas veces le dijeron “¿Como el tuyo? Claaaaro, guapo.” Suponemos que les emocionó mucho la idea de tener un metro en sus manos.

Tapatíos típicos

En el Norte la respuesta no fue tan positiva. La encuesta “Monterrey, te cabe un metro?” dio muestras entre:

  • “¿Qué chin*#&?”
  • “Te voy a partir la cara”.
  • “Mira, pues a mí no sé, pero seguro que a ti sí. ¿Quieres que probemos?”

Otros sencillamente sacaron su cuerno de chivo y nos empezaron a disparar. Qué susceptibles son estos norteñitos. Ellos no piensan en el ambiente, sino en sus camionetas de lujo y quemar combustible de forma ineficiente.

No queremos su metro, huerquillos

En la costa del golfo los habitantes recibieron con gusto la pregunta. Es obvio que a los jarochos les cabe un metro y que están ansiosos de recibirlo. Ellos aceptaron el metro, incluso incluyeron un espectáculo especial en el carnaval del próximo año. Mucha gente nos preguntó cuándo llegaría, si traíamos uno en la mochila (ja, ¡qué ideas!), si llegaría en esta semana incluso. ¡El transporte público aquí es una necesidad!

Jarocho típico, gustoso del metro

En Puebla preguntamos: “Puebla, ¿te cabe un metro?” La respuesta de esos horribles seres fue: “Impío, fuera de esta santa sacra ciudad… pero deja el metro para que juguemos con él, goshda.”

Reticentes, los poblanos aceptaron al final un metro

Después nos fuimos a Oaxaca a preguntarles: “Oaxaca, ¿te cabe un metro?” No obstante, nuestro investigador fue maniatado, exhibido públicamente para recibir insultos y ser usado para cobrar un rescate por un palacio municipal que el gobernador no quería pagar. Se nos pidió disculpas y se nos invitó a entender que esto sucede diariamente en 30% de sus municipios.

Gente linda, la de Oaxaca

Finalmente fuimos al territorio de la República Mexicana Legítima a preguntarles a preguntarles si Obrador les daría un metro. Todos respondieron que no había necesidad, que el carnalito Ebrard ya les dio metro, que se les fue acomodado por Tláhuac, dicen.

Algunos vecinos se opusieron, pero el metro entró

Una investigación muy fructuosa, pues.

Deja un comentario