Menú

Quen Pompó

Humor para gente que piensa

Miércoles de cine: Toy Story 3

Esta película es la tercera parte de las aventuras de unos juguetes que nos han acompañado desde la infacia y nos encantaron. Ahora Andy como nosotros, creció y debe desechar a estos reductos de su inocencia. La historia me hizo llorar hasta que comprendí que la vida era así de perra y que era mejor saber a creer en amigos fieles y aventuras. Pero después descubrí el trasfondo de una épica nietzscheana en la que Woody debe conseguir transformarse en el superhombre y vencer al máximo oponente de la moral del esclavo, resentida y sentimentalista, encarnada en Lotso. Estas son las etapas del asenso de de los juguetes.

La cosa es así de realista

1. La elección

La película no se anda con sentimentalismos, Andy irá a la universidad y no sabe como tirar a sus juguetes que lo extrañan fielmente. Saca a Buzz y a Woody del Baúl de los Recuerdos y sin miramientos tira a Buzz a la caja del olvido. El drama de las películas anteriores por los juguetes amigos e iguales queda decidido en los primeros minutos. Los juguetes accesorios también caen en la caja del olvido. Por si fuera poco, si hermana, que es aún pequeña tira a Barbie con intención de regalarla. Recordemos la última escena de la película 2, según Wikipedia:

Mientras los nuevos juguetes se acostumbran a tener un nuevo dueño Woody le dice a Buzz que no se preocupa por el hecho de que Andy este creciendo, por que cuando pase, Woody aún tendrá a Buzz para hacerle compañía en el “Infinito y más allá”.

Andy, ya creciste

2. El desecho

Woody, el juguete elegido, se salva de ir al olvido, pero los demás terminan en la basura. Ático y la basura, ¿cuál es la diferencia? Logran escapar al compactador y entran en la caja de regalo a la guardería donde yace Barbie, desconsolada. Los juguetes se unen para afrontar el final. Peor Woody intenta convencerlos vanamente que no.

A la basura

3. El falso paraíso

Los juguetes llegan a la guardería donde son acogidos en un mundo el que jugaran con ellos sin olvido. Los niños vienen y regresan a casa. Por tanto, la sensación de gratificación que experimentan nunca se acaba. Pero el líder de la cofradía de juguetes organizados que los acoge es un oso rosado llamado Lotso. Sin embargo, su plan es llevarlos al área de juguetes para menos de 3 años donde son tratados con rudeza. Los juguetes se enteran que el verdadero abandono los lleva a comenzar desde cero en la escala da la vida.

In da Sunny side of the street

4. La escena de tortura

Tarantino puede pasar por un sádico por torturar a sus personajes, pero en Toy Story, la cosa solo puede provocar repulsión y obscenidad. Los juguetes tratan de evitar la jerarquía de ésta mafia liderada por Lotso, una mafia que trafica “afecto” y escalarla solo puede traer el desastre y tortura para el segundo líder, Buzz, cuando enfrenta a Lotso. Buzz es torturado lavando su cerebro. Lo que nos está tratando de decir el director es que los lazos afectivos son irrelevantes frente a la voluntad de poder y solo aquellos que superan al poder son capaces de ser fuertes.

Perros de reserva

5. La corrupción de Lotso

Woody, quién ha decidido rescatar a sus amigos, pero que fue rechazado al ser el elegido regresa a casa sin éxito, y una niñita lo adopta. Ahí, un conjunto alegre de juguetes lo hace sentir como antaño. Pero el pasado no se puede recuperar y el deber lo llama. En el camino escucha la historia de Lotso de boca de un juguete viejo. Lotso fue abandonado junto con otros juguetes y reemplazado. Resentido y olvidado decidió que el camino del odio, la venganza y la sumisión eran el camino y entró a la guardería, de la que se apoderó.

Imagínate que clase de juguete es para que estos dos tipos jueguen con él

6. Los juguetes se preparan para morir

Woody, tras oír la historia rescatará a sus amigos, y recuperar la memoria de Buzz tras la tortura. Tras llevar a cabo una fuga exitosa, son interceptados por Lotso y sus secuaces a la salida. Woody que conoce ahora que el resentimiento no es la base de la voluntad de poder, manipula a los otros juguetes para derrocara Lotso, ellos comprenden, pero la venganza aun domina el alma del oso. En un último intento por sobrevivir empuja a los juguetes consigo a la basura y de ahí van a la fundidora donde Lotso escapa. Los juguetes toman sus manos y esperan el momento para morir unidos.

Tortura emocional

7. La redención de lo inevitable

Deus ex machina, son salvados, pero esto los lleva a la posición inicial en la que fueron desechados. Andy no los quiere y los regala a la niña que jugó con Woody, Woody entiende que la vida no se basa en la gratificación afectiva que buscaba Lotso, sino que la voluntad de poder solo sirve para hacer a los hombres libres. Woody elije unirse a los demás juguetes no por la inevitabilidad del destino, sino por elección.

Woody, has vencido a la moral del esclavo

Deja un comentario