Menú

Quen Pompó

Humor para gente que piensa

Guía turística para provincianitos que visitan la Capital

Es necesario que prepare su viaje al D. F. con precaución. Los usos y costumbres de los capitalinos son complejos y refinados y de no dominarlos podría caer en situaciones peligrosas. Peor aún, podría ser tomado por un provinciano y sufrir innumerables estafas. Quen Pompó le guiara a usted por este territorio.

¿Cómo transportarse? La primera opción de transporte para el foráneo es una combinación de taxi, camión y limosina naranja. Al llegar, fijese en la dirección que visitará.

Usted debe conocer que viajar en taxi implica una tarifa más barata que en provincia prueba de la superioridad de la zona. Al pedir un taxi, se acostumbra levantar la mano en el punto geográfico en que se encuentre, e infaliblemente llegarán. Los taxistas son por lo general amables; dígales de que estado viene y cuan contaminado esta en D.F. (plática cotidiana del capitalino) Es buena idea comunicar el monto monetario de su visita. No tema, en el D.F. no hay narcos, por lo que puede darse el lujo de presumir su riqueza.

Siempre encontrará uno

El camión presenta otras dificultades. Abundan en el D. F. y no debe temer aglomeraciones. Es buena idea llevar sus maletas en él; lo primero es decir al chofer el destino y pagar el peaje. La moda del reguetón hace frecuente el perreo en estos lugares. No se asuste si sucede; por el contrario, realícelo y socialice.

Al D. F. se va a lo que se va

El metro, la limosina naranja, es la opción ganadora. Por tres pesotes el viaje, puede dar la vuelta a la ciudad cuantas veces quiera. Complementado por el metrobús, transporte único en su tipo con tecnología de punta y con el tres suburbano y el tren ligero puede visitar desde Xochimilco a Tultitlan ambos reconocidos por sus canales hermosos. Las estaciones estas bien provistas de puntos de venta personalizado y a la salida de las estaciones. No olvide visitar el vagón presidencial, amueblado y ambientado para las visitas de estado. Es el último vagón de la línea rosa y un musculoso joven le cobrara 10 pesotes a la entrada.

Recuerde, el último de la línea rosa.

¿Dónde comer? El D. F. se caracteriza por sus inumerables puestos ambulantes. Hay que evitar los cercanos a las zonas sucias. Fuera de eso experimente, maravillas locales como la torta de tamal o la torta de chilaquiles. Ambas perfecta fusión entre lo español, el trigo, y lo indígena, el maíz. Ubicadas en el centro cultural del país, las tradiciones culinarias de la capital llegan a su más alta exquisitez en estos platillos divinos.

Mmm.. de dulce

¿Qué visitar? El centro histórico es sin duda la mejor atracción. Es más seguro en estos años. Pero si lo que busca es en verdad diversión, debería alejarse un poco más a la zona de la Merced, y comprar fruta y preguntar por “La mercancía”, recuerde, no quiere ser el turista común, aparte de que la cosa le saldrá más barata que en ningún otro lado.

“Usted sabe a lo que me refiero”

Otros atractivos incluyen Plaza Meave, podría hacerse de todos los enseres electrónicos que siempre ha deseado y no existen en provincia. Peliculas, computadoras, iPhones, incluso antes de que salgan a la venta en el mercado. [Nota del editor: Puede que encuentren otros enseres que no tienen en provincia, como tenedores y sillas. Probablemente el provinciano promedio se emocione al poder encontrar vehículos que no funcionan con caballos.]

Galería de arte

En la ciudad de México hay muchos emos. Ha dejado de estar de moda golpearlos. Amarlos es la moda local; practique abrazos y perreo cuando se tope con uno en Reforma. También proliferan otras tribus urbanas desde la aprobación de las leyes que permiten la homosexualidad. Recuerde, ha dejado de ser un crimen en estas tierras

La cosa esta así hoy

¿Convivir con los locales? Sí, usted puede hablar con un chilango. Sin embargo debe emular el acento local y evitar estos apelativos

Chilango

Defequeño

Mayate

Puto

Pinche puto

Estimado señor (con acento norteño)

Sólo entonces podrá pedir direcciones, comer con los locales e incluso hacer amistades. No olvide que el capitalino es socialmente superior y se le debe respeto. Recurra a la siguiente guía para conocer su ubicación según el capitalino promedio. Evite mencionar que es de Monterrey o Puebla si es el caso. Esta científicamente comprobado que los habitantes de esas intendencias son sexualmente débiles y no deben enfrentarse en sociedades ajenas.

Pipope

¿Costumbres? Esta gente agreste no tiene. Al hablar con un capitalino debe evitar insultar sus divisiones internas. Varias sectas han crecido como La Santa Muerte, Los Mormones, el PRD y otras aún más erradas. Son peligrosas y han conducido a la perdida de hombría de algunos capitalinos. Sin embargo, el capitalino común y corriente tiende a tolerar estas divisiones en vez de quemarlas. Por lo que se debe tener cuidado en los modales.

Una frase correcta sería.

Hermoso día para salir a pasear, gran oportunidad para los amantes bajo los arboles; salve Peje nuestro.

En vez de

Chilangos de mierda que ensucian el parque, estaríamos mejor sin López Obrador.

Moneda local desde 2006

Por último cabe resaltar que capitalinos y provincianitos pueden unirse por un fin mayor al visitar la hermosa Ciudad de México.

Grrrrrrrr

Comentarios

fonpp dice:

Wow!! Qué orgullo ser de esta H. Capital.

Tu post me ha ilustrado y me ha llenado de lágrimas los ojos.

Magnífico!!

Rubén dice:

El único reducto que mantiene al país a salvo del abismo.

Deja un comentario